Benfica no es la única víctima de lo inexplicable. (AFP)
Benfica no es la única víctima de lo inexplicable. (AFP)

Si las maldiciones siempre tienen un final feliz en Hollywood, en el deporte los guiones no encuentran el desenlace esperado. Porque lo sobrenatural parece intervenir en la sequía de títulos de diversos equipos. Si el ex DT tiene al llorando por su octava final europea perdida, otros casos también asustan.

Desde 1908 los no campeonan en la Serie Mundial de béisbol. La razón puede ser que en 1945 el equipo le pidió al hincha Billy Sainis que se fuera de un juego porque el olor de su cabra molestaba al público. "Nunca ganarán otra Serie Mundial por haber insultado a mi cabra", gritó Sainis. Y no lo han hecho.

Vayamos al básquet. Cientos de personas maldijeron cuando los Rochester Royals dejaron New York y se convirtieron en los . Estos aún no ganan el título de la NBA. En tanto, en la NFL Detroit Lions transfirió, contra su voluntad, a Bobby Layne a los Steelers. "No ganarán nada en 50 años", maldijo Layne y sumó a Detroit en una sequía de campeonatos.

En el fútbol, Argentina no es campeona mundial desde 1986. Ese año le prometieron a la Virgen de Copacabana de México que le ofrecerían la Copa del Mundo si la ganaban pero se olvidaron de ello.

En tanto, no quiso pagarle sus honorarios a una bruja y no ascendieron hasta que un hincha llamó a su hija Dora, el mismo nombre de la hechicera, para que deshiciera el embrujo y el club ascendió.

A persignarse por si acaso.

DATOS

- Atlas, club de fútbol de México, campeonó en 1951 con un penal dudoso. "No volverán a ser campeones", maldijo uno de los rivales. Atlas lleva 63 años sin levantar un trofeo.

- Eusebio rezó ante la tumba de Bela Guttmann para que se acabe la maldición y el club le levantó una estatua al ex DT. Nada sirve.

TAGS RELACIONADOS