Otro deportista contra Donald Trump. Un integrante del equipo de esgrima de los Estados Unidos que obtuvo la medalla de oro durante los protestó contra el mandatario durante la ceremonia de premiación a su disciplina.

Race Imboden, quien se encontraba en la cima del podio junto a sus compañeros, se arrodilló cuando en el recinto de la competencia sonaba el himno de su país.

El deportista explicó el gesto a través de una serie de tuits, en los que aseguró que es necesario llamar la atención del mundo ante las negativas políticas migratorias que Donald Trump, a quien considera un presidente que promueve el odio.

"Debemos pedir un cambio. Esta semana tengo el honor de representar al equipo de EE.UU. en los Juegos Panamericanos, llevándome a casa el oro y el bronce. Sin embargo, mi orgullo se ha visto truncado por las múltiples deficiencias del país que aprecio con mi corazón. Racismo, control de armas, maltrato de inmigrantes y un presidente que promueve odio son las razones de una larga lista", inició su publicación.

"Elegí sacrificar mi momento hoy en la cima del podio para llamar la atención sobre los problemas que creo que deben abordarse. Animo a otros a que usen sus plataformas para potenciar y cambiar", finalizó su mensaje.

Este gesto podría costarle una sanción, tal y como ha anunciado el vicepresidente de comunicaciones del Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos (USOPC), Mark Jones, quien precisó que las demostraciones políticas no están permitidas en las delegaciones estadounidenses.

¿CÓMO INICIÓ ESTE GESTO DE PROTESTA?

Todo comenzó hace un año cuando el mariscal de campo del equipo de fútbol americano Colin Kaepernick, quien mientras sonaba el himno nacional de los Estados Unidos antes del partido, no se puso de pie como el resto de su equipo, sino que permaneció sentado en el banco.

"No me voy a poner de pie para mostrar orgullo para una bandera de un país que oprime a la gente negra y al a gente de color”, dijo en su momento el deportista, quien también ha criticado con dureza a Donald Trump.

Pasado un mes de lo ocurrido, Kaepernick repitió su protesta, esta vez arrodillado junto a todo su equipo.

Megan Rapinoe, la capitana del equipo de fútbol de Estados Unidos y campeona del mundo, se sumó al gesto y también se arrodilló durante el himno nacional antes de un partido entre su equipo, el Seattle Reign, y los Chicago Red Stars.

"Al ser gay y estadounidense, sé lo que significa mira a la bandera y saber que no protege todas tus libertades”, dijo al ser consultada sobre su acción de protesta.