(AP)
(AP)

El exciclista estadounidense desposeído por dopaje de los siete Tour de Francia que ganó (1999-2005), declaró este viernes en una entrevista con el periódico Le Monde que "es imposible ganarlo sin dopaje". Esto en la víspera del comienzo de la edición 100 de la carrera.

"Es imposible ganar el Tour de Francia sin doparse debido a que es una prueba de resistencia en la que el oxígeno es fundamental", explicó Armstrong.

"Por poner solo un ejemplo, la EPO no va a ayudar a un esprínter a ganar los 100 metros, pero puede ser determinante para un corredor de 10 mil metros. Es obvio", dijo el estadounidense.

Armstrong recalcó durante la entrevista con el diario francés que él no había "inventado el dopaje". "Existe desde la antigüedad y existirá siempre. No acabará jamás", sentenció.

Reconoció la gravedad de la gran mentira que alimentó durante muchos años. "Nunca jamás podré reparar todo, pero me pasaré la vida intentándolo", concluyó en el prestigioso diario francés.