A pocos días de su aniversario, Lima recibió el mejor regalo. El Rally Dakar cerró su recorrido en la Plaza de Armas. La meta en Asia congregó a miles de personas que habían pernoctado allí la noche anterior. Una carrera que dejó anécdotas inolvidables. Como la sensualidad de , que pertenece a una empresa de películas para adultos, auspiciadora del francés Hugo Payen (Yamaha) que curiosamente corrió con el número '69'.

Y claro, jamás se olvidará el homenaje al fallecido piloto argentino Jorge Martínez Boero. Sus mecánicos y compañeros de equipo subieron al podio, mostraron su camiseta y tras decir "Jorge llegó a Lima" rompieron en llanto. Al final, la italiana Camelia Liparoti se llevó los aplausos en cuatrimotos al sobrevivir los 14 días de prueba. Perú no olvidará el Dakar. Y el Dakar no nos olvidará. Eso es seguro.