Meléndez y Maradona jugaron en Boca en distintas épocas, pero son parte del equipo ideal en la historia del club.
Meléndez y Maradona jugaron en Boca en distintas épocas, pero son parte del equipo ideal en la historia del club.

“En este momento mi voz no es la mía”. Son las primeras palabras de al otro lado del teléfono, desde Paterson, en Estados Unidos. Después de la lamentable noticia del fallecimiento de Diego Armando Maradona, en horas de la mañana, su teléfono no paró de sonar para dar entrevistas a medios en Argentina y el Perú. Son las 5 de la tarde y él se sigue quebrando cuando recuerda al ídolo argentino, quien para muchos fue el número uno y quien decía que Meléndez fue el mejor 2 del mundo.

Cuando el defensor peruano se acercaba a sus últimos años como jugador, el pibe de oro debutaba en la primera división argentina. Uno estaba de salida y el otro ingresaba. Pero en un once ideal de la historia de Boca Juniors atrás estaría Meléndez y al medio, .

“Ustedes me hacen llorar”, agrega el exjugador que se acerca a los 80 años, breñense de nacimiento y chalaco de corazón. “Pese al dolor que siento, estoy dando entrevistas con mucho respeto y cariño, sobrino”, me dice con su voz grave y pausada.

¿Qué más tienen en común las dos figuras del fútbol? Ambos debutaron a los 16 años. Pero esta vez, el Diego se adelantó.

MIRA: Empanacombi emplea a personas con discapacidad y esta es su historia

-¿Cuándo fue la última vez que se encontró con Diego?

Estuve con Diego el día que se le hizo el homenaje en Perú y cuando fui a Buenos Aires, hace un año más o menos, conversé con él. Fue una reunión que hizo Boca. Y la verdad que ahora esta partida afecta mucho. Es una figura del deporte, pero también de la vida. Y esto me ha afectado (se quiebra). En este momento mi voz no es la mía, porque lo siento inmensamente por la forma cómo era Diego.

-¿Cómo se conocieron?

Él dijo que yo soy el mejor número dos del mundo. “Es el peruano y su ballet”, me lo dijo personalmente. Esto ocurrió cuando fui a visitarlo al hotel Sheraton la vez que vino al Perú. Hablé con los de seguridad y le dijeron que estaba Julio Meléndez esperándolo. Y Diego dijo: “el único que entra es el negro Meléndez y nadie más”. Entré, le dejé un saludo especial del Sport Boys y él se puso la camiseta rosada.

-¿Qué representa Maradona para el fútbol?

Representa mucho. Hoy sigue siendo Diego Armando Maradona. Así parta, por el cariño que le tenemos muchos, es el número uno del mundo.

-¿Pero en dónde radicaba su talento?

No sabías por dónde iba ir. Era un hombre con tanto talento que desarrollaba muy fácil las jugadas o las entregas de balones, y eso para mí significa mucho. Diego Maradona nació con la pelota y lo demostró en los mundiales y en varios equipos, como el Napoli, en Italia.

Maradona y Meléndez se abrazan en Lima.
Maradona y Meléndez se abrazan en Lima.

-¿Cuánto pesaba en él la actitud, el ponerse el equipo al hombro?

Precisamente, lo que pesaba era su prestancia, su presencia en el terreno. Muchos han aprendido de él, muchos decían: “quiero jugar como Diego”. Él salía, jugaba y demostraba. Dejaba contentos a todos los que lo iban a ver.

-¿Maradona es el más grande del fútbol?

Hay grandes jugadores que los respeto totalmente. El mismo fútbol peruano tenía tantos valores como Héctor Chumpitaz, ‘Cholo’ Sotil, el ‘Nene’ Cubillas, Roberto Challe. También están Edson Arantes Do Nascimento ‘Pelé’ y el mismo Messi. Soy hincha de todos ellos y podrían ser más, pero no acabaría nunca. Todos son grandes. Aunque en estos momentos se nos ha ido un grande, un grande como amigo. Él tenía carisma y sentimiento para todos. Y, como te digo, me siento contento y feliz que él haya dicho que “el negro es el más grande del mundo”, me pone feliz porque lo que demostré en Boca fue para el Perú.

-¿Cómo llegó usted a Boca?

Se jugaba un Resto de América con la ‘U’. Héctor Chumpitaz no pudo ir y fui yo. Se jugó en Chile. Estaba don Renato Cesarini y me puso de titular. Y después del partido me dijo: “negro, ¿te gustaría estar en la Argentina?”. Yo, como chalaco, le dije sí, pero pensé que era para estar en el Defensor Arica, pues su local estaba en la avenida Argentina (risas). A la semana, me vinieron a buscar para viajar a la Argentina, pero no me decían a qué equipo. Llegué allá y cuando supe que estaba en Boca Juniors, yo me quería regresar. Jugué en la reserva el primer partido y después de ese partido, durante seis años he estado en Boca Juniors y nunca contrataron a un número dos, a un defensa. Me dieron la confianza y demostré todo lo que yo tenía, lo demostré para mis padres, que creo se adelantaron a la época. Mis padres eran misios, pero este negrito salió adelante para sacar todo lo que tenía.

Meléndez y su paso triunfal por Boca Juniors.
Meléndez y su paso triunfal por Boca Juniors.

-¿Cómo hubiese frenado a Diego Maradona si se habrían enfrentado?

(Risas). Menos mal que no jugó contra mí (risas). Diego era extraordinario. Pero si hubiera jugado contra mí, ustedes ya me habrían puesto cero puntos (risas). Marcar a grandes figuras es difícil. Hay que ser humilde, sobrino. La humildad, sobrino. Es muy fácil salir, pero es difícil mantenerse. Uno debe acordarse de dónde vino uno, y yo he vivido en un callejón.

-¿Cómo le gustaría ser recordado, Julio?

Como uno más. Humilde, sencillo. Los quiero a todos, me han dado satisfacciones. Recuerdo cuando una vez fui a entrenar a la Bombonera, de las oficinas de Boca me llamaron para decirme que había unas cartas para mí. Eran como unas treinta cartas de seguidores. Fue un orgullo, una gran satisfacción. Pero siempre tomé todo con humildad.

-Pero, Julio, hoy su nombre debe estar en el salón de los más grandes de Boca Juniors junto al de Diego Maradona.

Mira, sobrino, cuando vas a la Argentina no preguntes por Meléndez, sino por el peruano y su ballet. Allá me conocen así. Y eso es una satisfacción, una alegría para mí que me recuerden de esa forma. Estoy en el museo de todas las estrellas, soy considerado el mejor número dos de los casi 120 años de Boca Juniors. En las encuestas figuro con todos los grandes. Y eso es lo mejor.

MIRA: Carlos Aguirre, historiador: “Hay mucha frivolidad y egoísmo en la clase política”

AUTOFICHA:

- “Soy Julio Guillermo Meléndez Calderón. Nací el 11 de abril, en la década del 40. Nací en Breña, pero me formé en el Callao, bien criado en el Callao, el barrio de mis amores que hasta ahora lo visito. Me gustó el fútbol por mi familia y hasta ahora sigo amando el fútbol”.

- “Debuté en el fútbol a los 16 años, en el Defensor Lima, de Breña. Luego integré muchos equipos, como KDT, León de Huánuco, Juan Aurich. En el extranjero, solo jugué por Boca Juniors. Actualmente, radico en Estados Unidos, estoy en la casa de mi hijo”.

- “Hice dupla con Héctor Chumpitaz en la selección peruana que alzó la Copa América de 1975. Además, participé en las Eliminatorias para el mundial Argentina 1978, donde clasificó Perú. Y ahora con fe volveremos al mundial, al de Qatar 2022. Vamos a tener mucha fe y vamos a ir por allá”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Diez canciones a Maradona
Diez canciones para recordar al diez de Argentina

TE PUEDE INTERESAR