(Reuters)
(Reuters)

hizo desaparecer las esperanzas del técnico y de los hinchas de al negarse a retornar al club argentino del que se fue la final de la Copa Libertadores ante el Corinthians de Brasil.

El mediocampista, de 34 años, fue , pero luego de no llegar a un acuerdo contractual con el presidente 'xeneize', Daniel Angelici, rechazó la posibilidad de terminar su carrera en el equipo de sus amores.

"He hecho lo que tenía que hacer, comunicarle al entrenador y al presidente mi decisión. Lo normal era presentarme, comunicarles lo mismo que hablamos en lo de Carlos (Bianchi)", señaló 'Topo Gigio' en el campo deportivo del club.

"Yo tomé una decisión hace seis meses (en la final contra el Corinthians), para mí es muy difícil cambiarla y lo pensé hasta último momento", dijo. "Si tengo la posibilidad de seguir jugando al fútbol, lo voy a hacer, pero acá es muy difícil. Ahora me voy a mi casa a vivir la vida que llevo y me hace feliz", añadió.

La negativa de Riquelme fue un duro revés para los dirigentes y los hinchas. "Es un día triste para los hinchas de Boca", declaró más tarde el vicepresidente del club, Juan Carlos Crespi.