Los rumores de la posible llegada del argentino a y la inminente salida de varios jugadores por el tema de las deudas hicieron mella en la paciencia del técnico blanquiazul, , quien se molestó cuando se le consultó por estos temas.

"Déjenme trabajar tranquilo. Todos los días sale que se va uno o que se va el otro, que no puede jugar uno, que no puede jugar el otro. Ya paren. (Dicen que) me voy toda la semana y aún sigo acá", expresó el aún entrenador íntimo, quien sería cesado si es que este martes pierde ante Vasco da Gama.

Soto también habló del partido de mañana, sábado, ante en el Cusco. Dijo que sus pupilos saldrán a "cuidar la pelota" debido a que jugarán a más de 3 mil metros de altura.