(Reuters)
(Reuters)

La Corte de Magistrados de Westminster (Londres) absolvió hoy al futbolista de la acusación de racismo que pesaba sobre él, al término de un juicio de cinco días.

Terry, 31 años, se declaró inocente del delito contra el orden público con al futbolista , del Queens Park Rangers, en un partido disputado en octubre de 2011 como respuesta a las burlas acerca de su supuesto romance con la novia de un compañero de equipo.

Durante el juicio, en el que no negó haber pronunciado los insultos que se le imputan, afirmó que estaba simplemente repitiendo las palabras que pensaba le había dicho Ferdinand, hermano del jugador del Manchester United .

"Es imposible estar seguro exactamente de lo que le dijo el señor Ferdinand en este momento. Es posible que lo que dijo John Terry no tuviera intención de ser un insulto, sino más bien un reto a lo que creía que se le había dicho", admitió el juez Howard Riddle al anunciar su veredicto.

"En estas circunstancias, como hay una duda, el único veredicto que este tribunal puede registrar es no culpable", concluyó. Si hubiera sido declarado culpable, el excapitán de la selección inglesa de fútbol se exponía a una multa máxima de 2.500 libras (US$3,875).

El juicio al defensa 'blue' se retrasó hasta el fin de la Eurocopa 2012 después de que un juez supiera que algunos jugadores del Chelsea no podrían testificar antes de acabar la temporada futbolística.