(Reuters)
(Reuters)

El entrenamiento de se calentó ayer cuando Ricardo Quaresma y Miguel Lopes casi se van a las manos. El hecho se produjo cuando Lopes le entró fuerte a Quaresma, quien en la siguiente jugada devolvió la 'caricia'.

El DT Paulo Bento detuvo la práctica y pidió que ambos jugadores se calmaran.