El pasado 14 de abril fue el día del arquero y al día siguiente, uno bastante conocido como polémico cumple años. Gastón Sessa, o simplemente el ‘Gato’, llegó a los 47 años y seguirá siendo conocido por aquella terrible patada que le aplicó en el rostro a Rodrigo Palacio. Además, el hoy retirado jugador vive con los dedos meñiques de la mano, producto de duras lesiones a lo largo de su carrera.

El portero que debutó en 1993 en , jugó por varios clubes de Argentina como , Vélez Sarsfield, con los que logró ganar título alguno, además de Rosario Central, Racing y experiencias en el extranjero en Las Palmas de España y Barcelona SC de Ecuador.

Conocido por su carácter temperamental, Sessa se ganó varias expulsiones absurdas por reclamos contra los árbitros, de muy mala manera, y agresiones a sus colegas sin sentido. La más recordada por sus detractores, aquella que le aplicó a Rodrigo Palacio en un partido entre Velez Sarsfield contra Boca Juniors en La Bombonera por los octavos de final de la Copa Libertadores.

Antes de los 30 minutos del primer tiempo, el portero saltó solo a tomar un balón aéreo y estiró la pierna de mala manera y uno de los atcos del chimpún impactó contra el rostro de Palacio. El árbitro no dudó, lo expulsaron, la Conmebol lo sancionó con cuatro partidos, pero el club lo separó del plantel y lo denunció por actitud criminal.

Gastón Sessa cumple 47 años: recuerda la patada a Rodrigo Palacio de Boca Juniors (15/04/2020)

Marcas de guerra

Pero si hay algo que marca la dilatada carrera del ‘Gato’ Sessa, son sus dedos deformes. El exarquero convive a diario con los meñiques de ambas manos quebrados. En la mano izquierda sufrió un pisotón en 2004 y desde ahí su dedo quedó como partido en tres. Mientras que en el dedo de la mano derecha tuvo una lesión del ligamento que lo dejó doblado hacia afuera.

Así convive Gastón Sessa, en medio de los recuerdos de hechos polémicos y unas lesiones que le han dejado secuela de por vida y que hoy, en el día de su cumpleaños 47, las luce con orgullo.

NO DEJES DE VER