La tragedia rondó el estadio Ipurua, donde el Eibar recibió al este sábado por la séptima fecha de LaLiga española, al caer una valla de seguridad.

A los 59 minutos, el argentino Ever Banega marcó el 0-2 para Sevilla y corrió a celebrar con los hinchas sevillanos que asistieron al partido. La euforia fue tal, que la valla de seguridad no soportó la presión.

Resultado: dos hinchas del Sevilla resultaron heridos y fueron evacuados a un hospital. Otro grupo fue atendido ahí mismo.

El partido estuvo interrumpido por espacio de 7 minutos, hasta que se dio por superado el incidente. El primer tanto del encuentro fue obra de André Silva a los 47'.

TAGS RELACIONADOS