El virtuoso campeón defensor contra la revolucionaria máquina del. La final de la Copa Libertadores 2019, por primera vez en un juego único en 60 años de historia del torneo, es el cóctel perfecto de un buen partido de fútbol sin un palpable favorito. El compromiso, previsto este sábado en el estadio Monumental, será dirigido por el árbitro chileno Roberto Tobar.

Las autoridades peruanas estiman en 4.000 la cantidad de policías que velarán por la seguridad en el mayor estadio del país. Es la segunda vez consecutiva que el partido definitorio de la Libertadores debe cambiar de sede. Esta edición pasó a Lima debido a las movilizaciones populares que se registran en Santiago y en 2018 se trasladó al estadio Santiago Bernabéu, en Madrid.

En la capital española, tras severos incidentes en las cercanías del estadio Monumental de Buenos Aires, horas antes del partido de vuelta contra Boca, River se coronó con un triunfo 3-1 ante su clásico rival luego de igualar 2-2 en la ida en La Bombonera. River Plate llega con una ligera ventaja sobre Flamengo, amparado en un estilo ambicioso y ofensivo que Gallardo ha impuesto.

LA PREVIA DEL RIVER-FLAMENGO

El ‘Millonario’ persigue su quinta Copa Libertadores tras las ganadas en 1986, 1996, 2015 y 2018, las dos últimas bajo la dirección técnica de Marcelo Gallardo, quien como jugador del club ganó la de 1996. El ‘Mengao’, por su parte, ostenta el título de 1981, en una formación en la que brillaba el astro brasileño Zico, el máximo ídolo del club más popular del país del jogo bonito.

El campeón de la sexagésima edición del máximo torneo de clubes de la Conmebol se hará acreedor a un premio de doce millones de dólares y firmará su presencia en los Mundiales de Clubes de la FIFA Qatar 2019, previsto en diciembre, y China 2021, en el que competirán 24 equipos por primera vez. Asimismo, el ganador disputará la Recopa Sudamericana contra Independiente del Valle.