En un vibrante partido disputado en el Estadio Benito Villamarín, hizo su trabajo y derrotó 3-2 a Real Betis, en el marco de la jornada 23 de LaLiga Santander. El cuadro azulgrana demostró su categoría, sin brillantez, que se redime del mazazo copero y sigue al acecho del Real Madrid en la lucha por el título.

Tras un primer periodo en el que el Betis no aprovechó haberse adelantado dos veces, por medio de Canales de penal y de Fekir, al empatar primero el holandés Frenkie de Jong y justo antes del descanso Sergio Busquets, el Barcelona se impuso en la segunda, creó bastantes ocasiones y de nuevo a balón parado, como en el 2-2, recogió su premio con un gol de cabeza de Lenglet a 18 del final.

En un duelo de urgencias, el Barcelona visitaba Sevilla con la obligación de ganar para no despegarse del líder, sobre todo tras el 1-4 del Real Madrid en Pamplona, y resarcirse del fracaso de su eliminación copera en Bilbao, igual que el Betis en su pelea por Europa.

Con las bajas de larga duración de los atacantes Dembelé y Luis Suárez, Quique Setién, recibido con indiferencia y en todo caso con división de opiniones en el regreso a la que fue su casa, introdujo cuatro cambios respecto a San Mamés: el lateral exbético Junior, el central francés Umtiti, el volante chileno Arturo Vidal y el punta galo Griezmann, en lugar de Jordi Alba, Piqué, Rakitic y Ansu Fati.

Fuente: EFE