es el campeón de la tras vencer en una dramática tanda de penales al Junior de Barranquilla, en el estadio Joaquim Américo Guimarães, de Curitiba, Paraná.

En el tiempo regular, el partido terminó igualado 1-1, gracias a los goles de Pablo Felipe, para el local a los 27', y de Teófilo Gutiérrez, para la visita sobre los 58'. En el tiempo extra no se movió el marcador, aunque Jarlan Barrera falló un penal para el club colombiano al minuto 111.

En la tanda de penales, Gabriel Fuentes y Teo Gutiérrez fallaron sus disparos para Junior, en tanto Renan Lodi falló el suyo para el Paranaense. Todo quedó en los pies de Thiago Heleno, quien no erró su disparo y se fue a celebrar el campeonato.

Increíble final, increíble partido. Junior tuvo todo para levantar la copa, pero no estuvo fino en los momentos claves. Atlético Paranaense celebró su primer título internacional.