(Carlos Lara Porras)
(Carlos Lara Porras)

Ni los futbolistas se salvan de la ola de delincuencia que azota a Lima. , preparador de arqueros de , confesó que temió por su vida cuando fue encañonado, en Surco, por uno de los seis sujetos que el sábado último.

¿En qué circunstancias sufriste el robo?Fue el sábado cuando fui a cenar. Iba por la avenida Velasco Astete, cuando un carro negro me cerró y bajaron seis tipos, uno de ellos me encañonó y me golpeó la cabeza con la cacha de la pistola. En ese momento le dije 'ya perdí', no opuse resistencia porque pudo ser peor. En un momento temí por mi vida.

Pareciera que ahora los futbolistas se han convertido en el blanco de los delincuentesLos delincuentes pensarán que los futbolistas son millonarios, y no es así.

¿Qué reflexión te deja esta ola de violencia?Que estamos atados de manos porque las leyes favorecen a los delincuentes; qué pasaba si tenía un arma y disparaba a uno de esos ladrones, seguro estaría privado de mi libertad en la fiscalía. Las autoridades deben tomar medidas drásticas, porque si no la gente va a comprar armas por seguridad y esto va parecer el lejano oeste.

¿Y el automóvil ya apareció?Todavía, seguro debe estar en una cochera. Es un volkswagen jetta plateado, quien lo vea en algún lugar por favor dar aviso a la Policía.

¿Es mejor contar con seguridad privada ante esto?Sería lo mejor porque la situación está complicada.