Con una final en la cual su técnica se convirtió en la protagonista, logró su séptimo Wimbledon y su 17 Grand Slam al vencer al escocés y regresando el primer puesto del tenis mundial, derrocando a .