El británico Lewis Hamilton (Mercedes), que salió desde la pole position, se llevó este domingo el Gran Premio de Italia de Fórmula 1, firmando así un fin de semana perfecto tras dominar en todas las sesiones disputadas en el circuito de Monza.

Hamilton, doble campeón mundial y líder del campeonato con 252 puntos, terminó por delante del alemán Sebastian Vettel (Ferrari) y del brasileño Felipe Massa (Williams).

Al finalizar el Gran Premio de Italia, la dirección de carrera puso en suspenso este éxito de Lewis Hamilton debido a la presión de los neumáticos de su Mercedes, pero después acabó confirmando la 40ª victoria del inglés en la Fórmula 1, la séptima esta temporada.

Los comisarios de carrera, justo antes del inicio, identificaron las presiones de los neumáticos de los dos Mercedes y los dos Ferrari, después lo compararon con las presiones recomendadas por el fabricante Pirelli, proveedor de todas las gomas en la Fórmula 1.

La presión del neumático trasero izquierdo de Hamilton "era inferior a 0,3 PSI de presión mínima" recomendada por Pirelli, que es 19,5 PSI, lo que podría haber sido considerado como una infracción en el reglamento.

Después de 53 vueltas, a pleno sol y delante de los enfervorizados 'tifosi', los puestos de honor al pie del podio fueron para el finés de Williams, Valtteri Bottas, y para su compatriota Kimi Raikkonen (Ferrari).

El subcampeón del mundo, Nico Rosberg (Mercedes), tuvo que abandonar a tres vueltas del final cuando su motor se incendió. El alemán pierde una gran cantidad de puntos respecto a Hamilton en la general.

TAGS RELACIONADOS