La promovió al mánager Vincenzo Guerini como el nuevo entrenador del equipo tras el despido de , quien golpeó a uno de sus jugadores durante un partido de la Serie A.

Rossi, habitualmente uno de los técnicos más tranquilos de la liga italiana, perdió la calma cuando sustituyó al serbio Adem Ljajic en el primer tiempo del empate 2-2 como local frente al descendido Novara.

Cuando se acercaba al banquillo, el mediocampista se puso a aplaudir al técnico, lo que derivó en un intercambio de insultos, al que siguió una agresión a puñetazos de parte de Rossi hacia el futbolista. Varios jugadores y ayudantes del técnico intervinieron para detener la agresión.

"El plantel del primer equipo para los últimos dos partidos de la temporada fue confiado a Vincenzo Guerini", informó el club en un comunicado, que aún no está a salvo del descenso, describiendo a las acciones de Rossi como un "episodio muy serio". "La Fiorentina también anuncia que ha iniciado procedimientos disciplinarios contra Adem Ljajic", añade la misiva.

La Serie A también informó, mediante un comunicado, que Rossi había recibido una suspensión por tres meses a partir de ese encuentro y que la Fiorentina fue multada con 15 mil euros (US$19,700 dólares) debido a que sus hinchas "insultaron étnicamente" a Ljajic cuando salía del campo.

La sanción para Rossi significa que el técnico tendrá dificultades para encontrar un club la próxima temporada, ya que la campaña 2012-13 comienza a fines de agosto.

Guerini, cuyo rol administrativo como mánager de la 'Fiore' incluía la organización de equipamiento y autobuses, fue entrenador de varios clubes anteriormente, como el Napoli y Catania.

La Fiorentina visitará el sábado al Lecce, que está antepenúltimo, y necesita sumar al menos un punto para salvarse de la baja en la que fue una pésima temporada para uno de los clubes más reconocidos de Italia.