Más de 40,000 aficionados, que cubrieron más de tres cuartas partes de las gradas del Vicente Calderón, aclamaron a cuando saltó al césped para su presentación como nuevo delantero del , la más numerosa de espectadores de la historia del club rojiblanco.

El público, que superó todas las expectativas con la apertura de puertas media hora antes y la habilitación de gradas que en principio no iban a ser utilizadas, no paró de animar a Fernando Torres.

Ni a su salida ni cuando dio toques con el balón al ritmo de la afición ni cuando tomó el micrófono para dirigirse a su público.

"Es muy bonito volver a casa. Algún día me tendréis que explicar qué he hecho yo para que me tratéis así de bien. Llevaba mucho tiempo esperando este momento. Por fin estoy aquí. Estoy deseando empezar a jugar y volver al Calderón, pero vestido de rojiblanco", expresó Torres.

"Vamos a disfrutar juntos de este etapa. El año pasado fue un gran año, pero sólo es un pasito más. Podemos ser mejores y necesitamos la ayuda de todos. Sois la mejor afición del mundo y para mí eso no va a cambiar nunca. Gracias de corazón. Siempre estáis por encima de lo que uno puede esperar", explicó.