Del Potro y Federers se saludan después del partidazo que jugaron el Londres. (AFP)
Del Potro y Federers se saludan después del partidazo que jugaron el Londres. (AFP)

Por Sebastián Fest/dpa

El histórico clásico del tenis mundial que protagonizan Roger Federer y Rafael Nadal desde hace casi una década tendrá este domingo en las semifinales del Masters de Londres su trigésimo segunda edición.

En un partidazo, el suizo se impuso hoy al argentino Juan Martín del Potro por 4-6, 7-6 (7-2) y 7-5 en dos horas y 26 minutos para quedar segundo en el Grupo B del torneo que reúne a las ocho mejores raquetas del planeta.

Del Potro, finalista del torneo en 2012, fue eliminado, aunque la historia podría haber sido muy diferente, ya que perdió un encuentro en el que dispuso de ventajas de 5-1 en el primer set, 3-1 en el segundo y 3-0 en el tercero.

"Fue un gran final, estoy muy feliz", dijo el suizo, seis veces campeón del Masters, pero que este año sufrió hasta último momento para obtener la clasificación a Londres.

La otra semifinal será disputada por el suizo Stanislas Wawrinka y el serbio Novak Djokovic, que juega esta noche un partido ya sin trascendencia ante el francés Richard Gasquet.

"Es histórico", dijo Federer acerca de la presencia simultánea de dos suizos en semifinales, algo que se da por primera vez en la historia.

"No sé si estoy más entusiasmado de haber ganado o de que estemos los dos en semifinales. Estoy muy feliz por Stan. Aquí estamos, dos suizos enfrentándonos a los dos mejores jugadores de la temporada", agregó Roger.

La derrota de Del Potro implicó además que David Ferrer cierra la temporada 2013 como número tres del mundo, logro que el español celebró vía twitter. "No tengo idea", admitió con una sonrisa resignada Del Potro cuando se le preguntó por la forma de solucionar su irregularidad.

Federer llega a la semifinal ante Nadal con casi un día menos de descanso que el español, que resolvió su último partido el viernes y pudo tomarse con más calma el día de hoy.

"La recuperación es más mental que física. Si me duele el cuerpo o está cansado es algo secundario ahora. Es el final de la temporada, y estoy viendo la luz al final del túnel", aseguró Federer.