El logró hoy un merecido empate a uno en su visita al Hoffenheim y se mantiene en el tercer lugar de la tabla, en el partido que cerró la jornada 28 de la Bundesliga.

Los locales abrieron el marcador en el minuto 30 con un gol de penal de Salijovic, tras una falta que cometió el arquero Lars Unnerstaal contra Sven Schipplock. La ventaja podía considerase justa ya que el Hoffenheim era el que más había dominado hasta dicha parte del encuentro.

Sin embargo, las mejores ocasiones de gol fueron del Schalke. A los 12', Julian Draxler le robó la pelota a Tobias Weis y llegó al área, donde soltó un buen disparo ante el que el portero Tom Starke reaccionó con una buena parada.

Luego, a los 18', Klaas Jan Huntelaar aprovechó una mala entrega de Westergaard y, cuando Starke salía a cortarle el ángulo, efectuó un potente remate que rosó el poste. Con este resultado a favor del Hoffenheim, se fueron al descanso.

En la segunda parte los 'mineros' mejoraron. En el minuto 56, Starke paró un fuerte tiro de –quién jugó de titular– y pocos segundos después, un defensa del Hoffenheim sacó de la línea de gol un cabezazo de Jermaine Jones. Huntelaar puso la paridad a los 81' de penal.