Jesusito de mi vida. Navas le dio la clasificación a España. (Reuters)
Jesusito de mi vida. Navas le dio la clasificación a España. (Reuters)

Una España irreconocible tuvo que llegar a la serie de penales para ganar a Italia 7-6 (0-0 en 90 minutos y tiempo extra) hoy en Fortaleza y jugará la final de la contra el en el mítico estadio Maracaná de Río de Janeiro este domingo.

Italia fue superior a lo largo del partido, pero el duelo se decidió desde el punto de penal. Después de 12 disparos perfectos, el defensa Leonardo Bonucci mandó la pelota alta y Jesús Navas certificó el triunfo que permitirá ver el domingo la final soñada ante el anfitrión.

El 4-0 que España le endosó en la final de la Eurocopa-2012 condicionó más a los españoles que a la escuadrada 'azzurra', que jugó con una desenvoltura que su rival parecía no entender.

El calor, del que tanto se habían quejado los jugadores por adelantado, acudió a la cita: 30º C y más del 80% de humedad a la hora de empezar. Llegar a la prolongación y los penales fue un crimen.

El capitán español, Iker Casillas, resumió bien lo que pasó en Fortaleza: "Hemos tenido suerte". "Ha sido un partido muy difícil. Italia ha hecho un planteamiento excelente, aunque quizá las ocasiones mejores han sido nuestras. Luego ha habido la lotería de los penaltis y nosotros hemos tenido la suerte, una vez más", agregó.