Omar De Felippe, entrenador de Independiente y ex combatiente de las Malvinas, recordó a sus compañeros durante aquel conflicto que empezó un día como hoy hace 32 años.

Respeto y admiración a mis ex compañeros y combatientes que dieron todo en defensa de nuestro territorio. No renunciemos a la MEMORIA.— Omar De Felippe (@OmarDeFelippeDT)

En 1982, cuando jugaba en las inferiores de Huracán, De Felippe fue llamado por el Ejército para ser enviado a las Islas Malvinas. Ahí entró en combate en Puerto Argentino y según contó en diversas entrevistas estuvo cerca de la muerte durante la guerra. En una oportunidad una bomba cayó en el lugar donde se había resguardado apenas unos segundos antes.

"Cuando se firmó la rendición, nosotros estábamos volviendo del frente. Caminamos unos ocho kilómetros, pero fue un caos. Si bien la guerra se había terminado, nos seguían disparando. Hubo heridos y hasta muertos. Fue un descontrol. Teníamos que empezar a readaptarnos a lo que sería la vuelta. Nos juntaron a todos en Puerto Argentino para llevarnos al aeropuerto y, en la mitad del camino, nos iban desarmando. Eso fue devastador", recordó.

En cada oportunidad que habla del conflicto bélico y el fútbol, señala que el deporte rey fue una de las cosas que le salvó la vida: "Más allá de lo familiar, el fútbol me salvó la vida. Era mi motivación para seguir cada día después de haber vuelto. La guerra y el fútbol no tienen nada que ver", finalizó.