El escritor uruguayo , quien , era uno de los mayores exponentes en la literatura del fútbol y sentía una gran pasión por este deporte.

Galeano incluso llegó a soñar con ser futbolista, pero según confesó más de una vez, "sólo jugaba bien, y hasta muy bien, mientras dormía". Y era un "completo pata de palo" para el deporte.

"Con ninguna otra actividad nos sentimos identificados los hombres de la Cuenca del Plata y particularmente los orientales", escribió Galeano en Su majestad el fútbol, publicado en 1968.

En 1995, escribió El fútbol a sol y sombra, donde denunció las estructuras de poder en torno al balompié como empresa. Allí escribió que "la tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía".

"Por suerte, todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado cara sucia que se sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad", agregó Eduardo Galeano.

Era conocida su admiración por el ex astro argentino Diego Maradona y, en los últimos años, por su compatriota Lionel Messi, estrella del Barcelona e inventó una teoría que le gustaba repetir siempre en broma acerca de ambos futbolistas. "Así como Maradona lleva la pelota atada al pie, Messi lleva la pelota dentro del pie, lo cual es un fenómeno físico inverosímil".

"Científicamente es imposible, ¡pero es la verdad!", solía contar Eduardo Galeano. Y parece que la frase llegó al 10 del Barcelona, porque le mandó de regalo una camiseta del club catalán.

TAGS RELACIONADOS