Maradona armó un alboroto a su llegada a Argentina. (lacapital.com.ar)
Maradona armó un alboroto a su llegada a Argentina. (lacapital.com.ar)

La llegada de a la , tras varios meses de ausencia, estuvo acompañada de un nuevo escándalo por la agresiva reacción del exastro del fútbol hacia la prensa.

Su arribo en la noche del martes al aeropuerto de Ezeiza fue caótico, ya que una multitud de fanáticos y periodistas acorraló al 'Pelusa' y a su nueva novia Rocío Oliva.

El extécnico de la selección argentina pudo salir del terminal aéreo pero fue seguido luego en la autopista por periodistas hasta la casa de su expareja Verónica Ojeda, y a quien iba a conocer por primera vez.

"Hasta que llegamos al peaje, estaba de buen humor. Hasta nos pidió fuego para prender el habano", relató un fotógrafo de la revista Paparazzi.

"Pero, cuando notó que los estábamos siguiendo, se enojó. Hizo parar el auto en la banquina (berma). Sin preocuparse por la lluvia, se bajó con un habano en la mano y empezó a insultarnos. Como seguíamos sacando fotos, empezó a buscar piedras en el barro y nos las tiró. Como seguíamos, se acercó y le pegó una patada a un colega", denunció.

Maradona visitó a su nuevo hijo, Diego Fernando, al que hasta ese momento sólo había visto en fotos o a través de la computadora. El pequeño nació el pasado 13 de febrero, pero fue reconocido sólo meses después por el exjugador.

Maradona, de 52 años, ya es padre de dos hijas con su exesposa Claudia Villafañe: Dalma Nerea y Giannina Dinorah. Esta última le hizo abuelo. La joven tiene un hijo (Benjamín) con Sergio 'Kun' Agüero, delantero del Manchester City de Inglaterra.

El exfutbolista también tiene dos hijos de relaciones extramatrimoniales: Diego Armando Sinagra, hijo de la italiana Cristiana Sinagra; y Jana Maradona, con Valeria Sabalain, a quien la Justicia le dio el apellido Maradona en 1999.

Desde el inicio de su carrera, Maradona tuvo una relación particular con la prensa, con fuertes altibajos que incluyeron disparos con un rifle de aire comprimido a periodistas y agresiones verbales a un cronista deportivo durante las eliminatorias al Mundial de Sudáfrica 2010.