(Reuters)
(Reuters)

La Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA, por su sigla en inglés) informó este viernes que descalificó de por vida a y le quitó sus siete títulos del Tour de Francia por violaciones al código de dopaje, con lo que se pone fin a una de las más grandes carreras de la historia del ciclismo.

La pena es retroactiva al 1 de agosto de 1998 y se extiende hasta el presente, periodo que incluye su número récord de victorias en la ronda francesa.

Armstrong, quien sobrevivió a un cáncer testicular y es considerado uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos, anunció que no iba a luchar contra los y calificó al proceso como "unilateral e injusto".

El pedalista regresó al deporte después de vencer a la enfermedad y ganó el Tour de Francia un récord de siete veces en sucesión desde 1999 hasta el 2005.

"Llega un momento en la vida de cada hombre cuando tiene que decir 'ya es suficiente'", dijo Armstrong en un comunicado publicado en su sitio web Lancearmstrong.com.

"Para mí, ese momento es ahora. He estado lidiando con afirmaciones de que hice trampa y tuve una ventaja injusta al ganar mis siete Tours desde 1999", agregó.

La USADA, una agencia cuasi gubernamental creada por el Congreso estadounidense en el 2000, acusó formalmente en junio de Armstrong de dopaje y participar en una conspiración con los miembros de sus equipos.

Otros cinco ciclistas han sido acusados de conspirar con Armstrong en el transcurso de 14 años para ocultar la actividad de dopaje.

Armstrong es un héroe para millones de personas que sobrevivieron al cáncer por luchar contra la enfermedad y volver a la actividad para hilvanar su cadena de victorias en el Tour de Francia. Para otros es simplemente un tramposo y un fraude.

El debate sobre la culpabilidad de Armstrong se acrecentará, con algunos pesos pesados como Nike –el mayor productor mundial de indumentaria y artículos deportivos– respaldando al ciclista mientras que los cruzados del dopaje celebran su victoria.

Desde el 2004, Nike ha colaborado como Livestrong, la fundación del ciclista contra el cáncer, donando más de US$100 millones para investigaciones y creando las cintas amarillas que se convirtieron en un fenómeno mundial con 84 millones de unidades distribuidas.

"Lance ha dicho que es inocente y se ha mantenido en su posición. Nike planea seguir apoyando a Lance y a la Fundación Lance Armstrong, una fundación que Lance creó para ayudar a los sobrevivientes del cáncer", dijo la firma deportiva en un comunicado.