‘Pocho’ se vio sorprendido y no le quedó otra que hablar con los barristas. (USI)
‘Pocho’ se vio sorprendido y no le quedó otra que hablar con los barristas. (USI)

El Comando Sur tomó Matute. Parecía un día tranquilo en el estadio de Alianza Lima, había concluido el entrenamiento y los jugadores se iban retirando a sus domicilios, pero cerca del mediodía aparecieron cerca de 20 integrantes de la barra del equipo blanquiazul para hablar con los jugadores, pero como la mayoría de estos ya se había retirado solo hallaron a Walter Ibáñez, Jonathan Charquero, Edgar González y Jorge Rivera en la explanada de la tribuna norte.

A la distancia se pudo ver que los barristas recriminaron a los uruguayos por la baja performance que tuvieron en la . El 'Negro' tuvo que poner calma. Se supo que los hinchas también habrían expresado su molestia con Rivera, porque el sábado de la noche estuvo juergueándose en el boulevard de Zárate.

Los barristas enviaron un mensaje al resto del plantel, por medio de dichos jugadores, exhortándolos para que se esfuercen en el Descentralizado, que está por empezar, que en la Copa Libertadores traten de clasificar a la siguiente ronda y que no permitirán papelones. De lo contrario –advirtieron– tomarían medidas.

Luego de eso, el Comando se dirigió a las oficinas administrativas para hablar con el presidente Guillermo Alarcón, quien se vio sorprendido por la imprevista presencia de los hinchas. No le quedó otra que hablar con ellos en su oficina. Se conoció que la charla duró casi dos horas. Los barristas le expresaron a 'Pocho' su molestia por la manera cómo está manejando el club, por los jugadores que se están marchando, el maltrato a César Cueto y los rumores de la supuesta venta de Alianza al grupo Pegaso.

La reunión fue tensa y el presidente del cuadro íntimo les prometió que las cosas iban a mejorar, que ningún jugador más dejará Alianza, que pagarán a Cueto y negó que el club vaya a ser vendido. Tras escuchar las explicaciones de Alarcón, el Comando Sur se retiró del estadio y 'Pocho' recién pudo respirar tranquilo.