(Internet)
(Internet)

Carlos Bernuy Florescbernuy@peru21.com

Para que un café no se sienta amargo, le pongo azúcar. Para que un colombiano no me gane un partido, le pongo concentración. Porque estoy obligado a ganar porque, de ganar, seguiré respirando. Colombia tiene que ser el punto de quiebre en el hexagonal, o quebraremos nuestra ilusión. ¿Cómo podemos ganarles?

El equipo del técnico Restrepo tiene dos fórmulas que debemos cuidar. La primera: pelotazo a la espalda de la zaga contraria para el puntero derecho Mauricio Cuero. Es vital que los delanteros o volantes ofensivos sean la primera línea de oposición a esos balones. Además, Edwin Gómez (lateral zurdo) debe priorizar la marca antes que la salida.

Segundo: el 'tándem' ofensivo que forman los volantes creativos Juan Fernando Quintero y Juan Pablo Nieto. Ambos son pasadores y tienen gol. Tener dos volantes de marca atentos y ponerles la pierna fuerte (Bolivia no lo hizo y se comió seis) es prioridad para cortarles y el nexo y quitarles la pelota. Arriba tienen como '9' a John Córdoba, un hombre al que no debe dejar girar la zaga peruana.

Para hacerles daño, debe ponerle velocidad al costado derecho que vigila Cristian Palomeque. En pelota detenida la subida de buenos cabeceadores ayudará a meter miedo a una zaga que titubea (Ecuador los castigó asi). Además, sea Yordy Reyna o Jean Dez,a hay que arrancar de atrás y generar faltas. Para que este café no sea amargo, pongámosle azúcar peruana.