Tinga expresó su molestia una vez que concluyó el partido contra Real Garcilaso. (Internet)
Tinga expresó su molestia una vez que concluyó el partido contra Real Garcilaso. (Internet)

La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) pidió hoy que sea sancionado con un castigo ejemplar por los insultos racistas que sus hinchas lanzaron contra el jugador brasileño , del Cruzeiro, en un partido por la en Huancayo.

El pedido fue exigido en un comunicado divulgado hoy por la entidad, dirigido a los "órganos con poderes disciplinarios en el ámbito de la Confederación Sudamericana de Fútbol" (Conmebol) y en el que se recuerda que el racismo es "rigurosamente castigado por los reglamentos de la FIFA".

La CBF dijo esperar "una enérgica sanción a los responsables por el triste y lamentable hecho, de modo a que sirva como ejemplo que evite la repetición de tales actos".

Según versiones de prensa, el presidente de la Confederación Brasileña, José María Marín, pedirá personalmente ante la Conmebol que el Real Garcilaso sea sumariamente eliminado de la Libertadores.

La Conmebol informó hoy de que su Unidad Disciplinaria abrió una investigación tras recibir el jueves una denuncia del Cruzeiro, que alega que la "conducta racista" de los aficionados constituye una infracción prevista por las normas de la entidad.

Los hechos ocurrieron durante el partido del Grupo 5 de la Copa Libertadores, disputado en la localidad de Huancayo, que ganó la 'Máquina Celeste' por 2-1.

Tinga, exjugador del Borussia Dortmund y del Internacional brasileño, expresó su indignación tras el encuentro: "Jugué cuatro años en Alemania y nunca me pasó eso. Ahora ocurre en un país muy parecido al nuestro, con mezclas de razas. Cambiaría un título por la igualdad de razas y respeto".

Los presidentes de Perú, Ollanta Humala, y de Brasil, Dilma Rousseff, condenaron la conducta del grupo de aficionados.