Copa América

Brasil 2014: Aumentan los reclamos por el calor en el Mundial

Jugadores, sobre todo europeos, expresaron su malestar. “Sentí que estaba alucinando”, dijo el volante italiano Claudio Marchisio.

La FIFa solo permite detener un partido si la temperatura llega a 32 grados de calor. (EFE)

Redacción PERÚ21
Redacción PERÚ21

Un infierno. Crecen los reclamos de los futbolistas y los técnicos por las condiciones atmosféricas en las que se están jugando los encuentros del Mundial Brasil 2014 y por la decisión de la FIFA de parar los duelos solo cuando hay más de 32 grados.

El principal rival en la Copa del Mundo es el calor que ha afectado a la mayoría de selecciones en el quinto día de competencias. Hoy en el partido entre Alemania y Portugal, por ejemplo, un jugador germano retraso el cobro de un tiro de esquina por buscar rehidratarse desesperadamente.

Debido al clima, el técnico de Alemania, Joachim Löw, adelantó los horarios de los entrenamientos de sus dirigidos para evitar la temperatura más alta.Los 'panzers' enfrentaron en su debut a Portugal al mediodía, precisamente cuando el calor es mucho más intenso, pero no tuvieron problemas en ganar de forma contundente. "Sudamos apenas corremos tres metros", se quejó durante la semana, Philipp Lahm.

El problema del clima tuvo su punto más alto en el partido entre Italia e Inglaterra jugado en el Arena Amazonia. Antes de que arrancara la Copa, muchos criticaban la elección de Manaos como una de las sedes, debido a las condiciones adversas que la ciudad presenta para practicar deporte.

De hecho, luego del triunfo de la Azzurra, los italianos se quejaron por el fuerte calor que se sintió durante el partido. "Hubo momentos en que sentí­ que estaba alucinando por el calor", explicó el volante Claudio Marchisio.

Al mismo tiempo, el técnico de los europeos, Cesare Prandelli, criticó el hecho de que no se haya detenido el partido para que los jugadores pudieran hidratarse, pese a que la temperatura sobrepasó los 30 grados durante el duelo.

"Es algo ridículo no tener un alto. Tuvimos que aflojar el ritmo para recuperar el aliento. Es imposible mantener la intensidad. El árbitro tuvo el buen sentido de interrumpir el partido de vez en cuando. Pero es algo sencillamente absurdo", señaló el adiestrador.

Debido a estas dificultades, la FIFA utiliza un dispositivo que indica cuándo es el momento necesario para hacer un descanso (deben detectarse temperaturas sobre los 32 grados).

Sin embargo, muchos critican esta medida y proponen que ese rango es demasiado alto: "Existen suficientes datos médicos que indican que debe ser cuando está a 28 grados", afirman desde FIFA Pro, organización dedicada a representar a futbolistas profesionales.

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada