La Bombonera se convirtió en una fiesta al celebrar la victoria del frente a la por dos goles a cero, marcador que deja a los argentinos cómodos para el partido de vuelta por las semifinales de la Copa Libertadores.

La ida, que se jugó hoy en Buenos Aires, tuvo a los 'xeneizes' como protagonistas a los largo de los más de 90 minutos que duró el encuentro. La ventaja se concretó primero a los 14', cuando Santiago Silva recibió un centro dentro del área y, con una media vuelta, metió el balón en el arco chileno.

El segundo tanto llegó a los 54', cuando Juan Manuel Sánchez Miño aprovechó un rebote que el portero azul, Jhonny Herrera, no pudo controlar. El balón le quedó en los pies a 'el Niño', quien de un remate sentenció la victoria del Boca.

El cuadro chileno contó con la participación de Raúl Ruidíaz a partir de los 81', con la esperanza de lograr el descuento, pero la oportunidad no llegó y ahora están obligados a ganar el próximo jueves, cuando el partido de vuelta se juegue en Santiago de Chile.

El ganador de la llave pasará a la final con el vencedor de la otra semifinal entre Corinthians y el Santos.