Messi manda en el Barza. (AFP)
Messi manda en el Barza. (AFP)

dio el sábado una muestra del poder que ejerce en el vestuario del al negarse a abandonar el campo cuando el técnico quiso sustituirlo.

Faltaban solo 14 minutos para que acabe el duelo que el Barza ganaba 3-0 al Eibar cuando el DT le comunicó a gritos a Leo que iba a cambiarlo para darle descanso.

La 'Pulga' negó con la cabeza y luego le levantó el dedo pulgar para afirmar que se encontraba bien. Fue quien dejó la cancha.

De otro lado, el domingo el (5° con 17) venció 2-0 a Espanyol (10° con 9).