La camioneta del piloto catarí presentó varias problemas en un solo día. (AP)
La camioneta del piloto catarí presentó varias problemas en un solo día. (AP)

La novena etapa de la edición 33 del estuvo marcada por el sorpresivo abandono del defensor del título en autos, el catarí , mientras que en motos deparó otro apasionante duelo entre el francés Cyril Despres y el español Marc Coma por la cima del podio.

Acosado por las fallas mecánicas de su (preparado por la escudería de su rival, el estadounidense ), Al-Attiyah se vio obligado a arrojar la toalla cuando llevaba recorridos 174 de los 556 kilómetros de la especial, entre las ciudades de Antofagasta e Iquique (norte de Chile).

Pese a dar nuevas muestras de su talento al ganar dos etapas este año, el piloto asiático no pudo defender su título al volante de un 'caprichoso motor', que un día acusó problemas de refrigeración y a la jornada siguiente averías en la correa del alternador.

El 'campo de batalla', donde las noticias viajan rápido, puso asimismo al descubierto las tensas relaciones entre dos hombres, el propietario, Gordon, y su cliente Al-Attiyah.

La asombrosa cifra de medio millón de dólares, según fuentes fidedignas, que tuvieron que pagar los cataríes (financiada por el Emir de su país) para estar al volante del Hummer pintado con los colores del emirato no es extraña a la controversia, dada la mediocre relación final entre calidad y precio.

Nasser Al-Attiyah, quien apareció a finales de diciembre en la lista de competidores, desapareció este martes de los monitores de la clasificación general, donde ocupaba el quinto lugar.

Así las cosas, fue (Hummer) quien ganó la novena etapa, por delante del francés (Mini), quien, sin embargo, mantuvo el liderato de la clasificación general.