Increíble e histórico. Cuando el Atlético Tucumán pisó la cancha del estadio Atahualpa para jugar con El Nacional con retraso —de una hora y media, cuando lo máximo permitido por la Conmebol es 45 minutos— parecía que todo estaba perdido, sin embargo, el equipo ecuatoriano aceptó jugar "bajo protesta" el duelo válido por la segunda fase de la Copa Libertadores 2017.

La increíble historia del Atlético Tucumán inicia con un retraso de alrededor de tres horas en el viaje de su delegación desde Guayaquil hacia Quito, producto de problemas con la aerolínea.

Sin embargo, superado ese problema se le presenta otro, llegan con un retraso que excede el permitido por la Conmebol, y encima sin toda la equipación, por lo que tiene que usar los uniformes de la Sub 20 de Argentina, que se encuentra en Ecuador disputando el sudamericano de la categoría.

El partido entre Atlético Tucumán y El Nacional se inició a las 20:42, cuando debió comenzar a las 19:15. El duelo de ida quedó 2-2 y se jugó el 31 de enero en Argentina.

Pero el problema no acaba ahí, ya que pese a que el equipo ecuatoriano acordó continuar con la programación indicó que "jugaba bajo protesta", lo que abre posibilidad de que El Nacional pida los puntos al final del partido si el resultado le es adverso.

DATO

  • El clasificado de esta serie se enfrentará en la tercera fase con el Atlético Junior, que hoy goleó en casa al Carabobo por 3-0, una semana después de haberle vencido en Venezuela por 0-1.
  • El único jugador del Atlético Tucumán que usó su propia camiseta fue el arquero Cristian Lucchetti.