Varsovia abrió hoy la con una breve ceremonia de 15 minutos, acompañada de Chopin y música electrónica, en el inicio de un torneo que durante tres semanas pondrá a Polonia y Ucrania en el centro del planeta fútbol.

El célebre compositor polaco del siglo XIX no podía falta al gran día de su país, en un estadio Nacional inaugurado en 2012 que supo aunar referencias clásicas con toques muy actuales, ante 50,000 espectadores que garantizaban, obviamente, el lleno en el arranque de la Eurocopa.

El equipo local, Polonia, jugaba justo después contra Grecia y por eso las gradas tenían un claro color rojo y blanco, los colores de la bandera del país, mientras 4,000 griegos, de azul, asistían al espectáculo conscientes de estar en clara minoría.

En las gradas hubo espacio incluso en la inauguración para las temidas vuvuzelas, las trompetas que se hicieron mundialmente conocidas durante el Mundial de Sudáfrica-2010.

El pianista Chopin, virtuoso polaco fallecido y enterrado en París, estuvo en el programa, como se esperaba, pero los organizadores decidieron también hacer guiños a las nuevas generaciones, con música electrónica y una parte dirigida por DJ Karmatronic, un italiano conocido por sus remezclas de canciones de estrellas como la estadounidense Beyoncé.

Los festejos comenzaron con una coreografía de 12 minutos en la que participaron los voluntarios del torneo, bajo la dirección de Marco Balich, un productor especializado en ceremonias de este tipo (Juegos Olímpicos, Juegos de la Commonwealth, inauguración del estadio de la Juventus de Turín).

Los bailarines que participaban en el acto de apertura fueron haciendo distintas representaciones, entre ellas de los ocho estadios de las ciudades que albergan la Eurocopa, cuatro en Polonia y cuatro en Ucrania.

Después fue el turno para el pianista clásico húngaro Adam Gyorgy, que salió de un medio-balón gigante desde el centro del estadio. Interpretó en directo "El Estudio Opus 25 nº 11' en "la menor", de Chopin.

El italiano DJ Karmatronic, con cabello largo bajo una gorra y con una camiseta con letras doradas, se unió luego a Gyorgy, con un 'look' más clásico, para intepretar juntos "El Juego del Mundo", un tema original compuesto entre los dos.