A 24 años de haberle dado el tricampeonato a en el Mundial de fútbol de Italia 1990, el ex futbolista germano quien pateó el penal que le dio la victoria a su país sobre Argentina, se encuentra al borde de la indigencia.

Según informa , a sus 53 años Brehmne ha tenido que pedir ayuda a sus excompañeros de selección para poder sobrevivir.

El ex defensa no ha tenido un trabajo fijo desde hace ocho años —cuando se desempeñaba como miembro del staff técnico del Stuttgart—, ha perdido su casa y debe 200,000 euros por una deuda que no puede pagar, recogió .

El primero en tenderle la mano fue nada menos que el 'Káiser': hizo un llamado público en favor del ex jugador. "Él hizo mucho por el fútbol alemán, le dio un título y ahora es el turno de devolverle todo aquello. Quizás podamos crear un fondo para proteger a esos jugadores que tienen problemas", señaló.

En tanto, Olivier Straube, otro ex jugador alemán, se mostró inclinado a otorgarle otro tipo de ayuda: le ofreció a Brehmne un trabajo en su empresa para que "pueda enterarse de cómo es la vida y mejorar su imagen".

"Estamos dispuestos a emplearlo como ayudante en nuestra empresa. Allí se enterará lo que es trabajar de verdad, haciendo el aseo de los sanitarios e inodoros", dijo Straube.