(AP)
(AP)

Seis días después del , mañana *unos 36,000 corredores *iniciarán a las 9 de la mañana (hora local) la maratón de 42,195 kilómetros por la ciudad de con un nudo en la garganta. Pero un amplio despliegue de las fuerzas de seguridad pretende limitar el miedo y el peligro.

El ministro de Deportes británico, Hugh Robertson, está "absolutamente convencido" de que la carrera y el medio millón de espectadores que se espera estarán seguros.

El que tendrá una protección especial será el príncipe Harry, que a pesar del ataque con tres muertos y más de 180 heridos ocurrido en Boston, entregará los premios tal como estaba previsto.

Los tres corredores de maratón más rápidos del mundo no tienen miedo de participar en la carrera, que recorrerá entre otros lugares el Palacio de Buckingham, el Big Ben o la Torre de Londres.

"Vemos que se tomaron las medidas necesarias y nos sentimos completamente seguros", dijo el ganador del año pasado Wilson Kipsang. Una opinión parecida manifestó su compatriota keniano, Patrick Makau, quien ostenta el récord mundial: "No nos preocupamos cuando corremos. Estamos preparados para una buena carrera".

Claro que tampoco ellos pueden olvidar la imagen de las víctimas. "Dolió mucho ver eso, porque en la maratón somos una familia", comentó Geoffrey Mutai, quien en 2012 hizo un tiempo de 2:03:02 horas en Londres, el mejor de la historia, que sin embargo no califica como récord debido al perfil de ese trayecto. Tiene, sí, el récord en Londres con 2:04:40 horas

Los alrededor de 36,000 corredores que participarán llevarán un listón de luto y la carrera se iniciará con un minuto de silencio. Por cada participante, los organizadores donarán dos libras a las víctimas en Boston.