La Agremiación de Futbolistas en el ojo de la tormenta. (USI)
La Agremiación de Futbolistas en el ojo de la tormenta. (USI)

Tras , José Antonio Chang, presidente de la San Martín, arremetió contra la Agremiación por el papel que jugó en la que ha puesto en jaque al torneo descentralizado.

"La Agremiación no le hace bien al fútbol peruano. Castigan a los justos y no a los irresponsables. Nuestro club no puede seguir participando de un torneo contaminado", dijo el rector, tras señalar que se ya iniciaron los trámites legales para romper el vínculo laboral con sus jugadores.

"Nos sentimos defraudados, traicionados. Nunca tuvimos duda de que podíamos hacer algo para cambiar el fútbol, pero si nuestros jugadores nos dan una puñalada ya no tenemos fuerzas para seguir jugando", agregó.

En tanto, Álvaro Barco, gerente 'santo', reiteró las críticas a los jugadores y dijo que estos estaban conscientes de lo que podía pasar si no jugaban pese a estar al día en sus pagos y que la solidaridad que alegan debió darse el año pasado.

"Los jugadores son conscientes de todo, conversamos con ellos uno por uno, ellos han conseguido que se cierre el club", dijo en radio Ovación.

Criticó que sean los mismos futbolistas los que contribuyeron a que esta crisis estalle, ya que en el torneo pasado se prestaron a la trampa de los clubes deudores al firmar planilla sin haber cobrado para poder jugar.

"Eso generó esta deuda. Si hablamos de solidaridad debió ser el año pasado, los jugadores por llegar a fin de año dejaron que se falsifiquen documentos y eso lo denunciamos en su momento", comentó Barco.

En tanto, Jhonny Baldovino, asesor legal de la Agremiación dijo que la San Martín ha tomado como excusa la huelga de los jugadores para retirarse del fútbol peruano.

"Hicimos saber a la Federación Peruana de Fútbol que si este problema no se corrige traería dificultades, y aún así aprobaron las bases. Por eso, me sorprende que por unanimidad la San Martín tome como excusa el tema para irse del fútbol", dijo.