El amor por los juguetes de madera se remonta a su niñez. Su padre solía crear serpientes con ramas de madera y se las obsequiaba. “Recuerdo que todos los juguetes los hacíamos nosotros”, cuenta Rafael Castrillón. Años después, buscando una forma de obtener ingresos mientras conseguía trabajo como albañil, se dedicó a vender pequeñas camas de madera. Con el tiempo, su clientela le fue encargando comedores, camiones, roperos e, incluso, cocinas. Todos de juguete.

Se aventuró a vender sus creaciones en el parque Kennedy de Miraflores y, poco a poco, fue ganando reconocimiento y experiencia. “Los juguetes de madera son un primer paso para la diversión. Luego toca que cada niño cree un mundo alrededor de ellos”, explica Castrillón, quien estará presente en la feria de arte tradicional Ruraq Maki, que empieza este viernes 19, en el Ministerio de Cultura.

Esta feria se extenderá hasta el 29 de julio y los visitantes podrán adquirir las obras de 150 colectivos de artesanos de la costa, sierra y selva dedicados a textilería, alfarería, cestería, talla en madera y piedra, entre otros.

Esta iniciativa impulsa el patrimonio cultural inmaterial de los pueblos del interior del país, reflejado en los más finos trabajos de sus artesanos, y los ayudará a la sostenibilidad de su producción artística tradicional peruana.

Por segundo año consecutivo, "Ruraq maki, Hecho a mano" tendrá como invitados especiales a artistas populares de diversos países de Latinoamérica.

"En julio de 2018 nos visitaron artistas de México; y este 2019, recibiremos a una delegación de Chile, que representa a seis colectivos de artesanos de distintas poblaciones originarias y líneas artesanales", dijo Soledad Mujica, directora de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Cultura.

El público podrá ingresar gratuitamente a "Ruraq maki, Hecho a mano" hasta las 8 p.m. El programa incluye 14 talleres demostrativos de ingreso libre que inician el sábado 20 a las 11 a.m. y a las 4 p.m.

DATOS
• "Ruraq maki, Hecho a mano" cuenta con dos ediciones al año: una en julio y otra en diciembre. La primera edición se realizó en 2007; a lo largo de más de una década, se ha consolidado como el espacio de visibilidad, promoción y difusión del arte popular tradicional más importante del país.

• La feria prioriza a aquellas comunidades y colectivos que emplean la producción artesanal como un vehículo para preservar su identidad cultural y, al mismo tiempo, fortalecer la continuidad y transmisión de conocimientos ancestrales.

• "Ruraq maki, Hecho a mano" brinda a los colectivos de artistas tradicionales la oportunidad de insertarse en el mercado y ofertar de manera directa sus productos, en un contexto de comercio justo que favorece la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones rurales; además de relacionarlos con un público que valora su producción.

• El promedio de asistentes a la exposición venta es de 3500 diarios a lo largo de los 11 días de duración del evento, lo que permite que los colectivos de artistas tradicionales alcancen ventas significativas.

• Desde octubre del 2018, "Ruraq maki, Hecho a mano" cuenta con una plataforma virtual de exhibición y venta de arte tradicional, con el ánimo de seguir fomentando nuevos espacios de venta y promoción del arte tradicional: