Muchas chicas sueñan con bailar profesionalmente y no lo hacen. Algunas por falta de disciplina y otras porque no se retan a sí mismas. Para Verónica Álvarez, ninguna de estas dos razones fueron suficientes para no desarrollar una pasión que recorría su cuerpo desde pequeña: bailar. De niña siempre estuvo segura de que sería artista. El patio del colegio San Silvestre, donde estudió e hizo las mejores amigas, fue el primer escenario que albergó sus primeros pasos de baile antes de presentarse en el Teatro Peruano Japonés como parte del elenco del musical de La novicia rebelde en 1997, cuando solo tenía 10 años.

Hoy, luego de toda una vida dedicada a la danza, Verónica no solo es bailarina profesional de sexy dance, sino que también es profesora de baile y ha logrado destacar en el mundo del canto y la actuación. "El baile es todo porque, cuando uno baila, se conecta con sus propias emociones y transmites cosas que con las palabras no puedes decir. Te libera de manera profunda y divertida", señaló.

Al inicio, pese a que siempre estuvo segura de llevar el arte en la sangre, la vida la llevó por otro camino. Al salir del colegio, ingresó a la universidad para estudiar Administración de Empresas, carrera que terminó y que, según señala, la define como su lado más formal y chancón. Sin embargo, para que la etapa universitaria no fuera tan estresante y dura, decidió matricularse en la academia de baile D1, de Vania Masías, lugar donde el talento, que había mantenido en stand by por algún tiempo, sobresalió a tal punto que fue seleccionada por Masías para formar parte de la compañía oficial D1.

Desde entonces, las oportunidades llegaron solas. Ha participado en grandes producciones como Cabaret, Mezcla, West Side Story, The Boy from Oz, Los locos Adams, Tu Lima, En el barrio y ahora baila, actúa y canta en Mama mía, así como también en importantes festivales en Nueva York y en Perú, como Pura Calle, un evento de talla internacional que reúne la cultura y la danza urbana.

Bajo la creación y dirección de Vania Masías, Pura Calle inició en el 2012 y ha sido reconocido como el festival más grande de Latinoamérica debido a que no solo es un encuentro que reúne a miles de personas y a grandes coreógrafos nacionales e internacionales, sino que busca promover valores de paz y respeto entre personas de distintos estratos sociales que comparten la misma pasión desbordada por el baile. Este año, los días 10, 11 y 12, se contará con la presencia de artistas como Flockey, Kapela, Physs, Luther Brown, Bogaloo Sam, Tatiana y más.

Para Verónica, D1 ha logrado integrar más a la sociedad a través de la danza. Cuando la compañía decidió incluir en sus filas a chicos que no tenían recursos económicos para cumplir su sueño de ser bailarines profesionales, se dio cuenta de que su realidad había sido una burbuja. Conoció a excelentes bailarines que provenían de zonas periféricas de Lima y que no tuvieron las mismas oportunidades que ella; sin embargo, el baile los convertía a todos en iguales frente al espejo.

TAGS RELACIONADOS