Sigue actualizado en nuestra APP

Sobre 'Trampas para incautos', de Yeniva Fernández

"La pericia narrativa de Fernández se hace evidente en aquellas situaciones domésticas donde lo onírico y fantástico se funden silenciosamente" señala Jaime Cabrera , el columnista literario de Perú21

Trampas para incautos

(Perú21)

(Perú21)

Perú21

Jaime Cabrera
Jaime Cabrera

Hay reediciones que son oportunas, y este es el caso de Trampas para incautos , primer libro de relatos publicado hace diez años por Yeniva Fernández (Lima, 1969). En esta nueva edición se ha sumado “Los ríos de Marte”, una estupenda nouvelle que abre esta publicación. Bajo una trama que realiza un guiño a la novela de detectives y a las intrigas del escritor George Simenon, la autora nos presenta una alegoría de esa incansable búsqueda sobre el sentido de la vida. Con una prosa musical y buen manejo del suspenso, estamos ante un cuento en clave policial en el que aparecen temas como el doble y la soledad.

Los once cuentos de Trampas para incautos están impregnados de hechos cotidianos que van tiñéndose repentinamente de acontecimientos absurdos o fantásticos. Como denominador común encontramos a personajes solitarios que huyen de la ciudad y se refugian en el campo. O también seres marginales que enfrentan situaciones límites. La pericia narrativa de Fernández se hace evidente en aquellas situaciones domésticas donde lo onírico y fantástico se funden silenciosamente. Como lectores nos dejamos llevar por los relatos, muchos de ellos narrados en primera persona.

Una muestra de la habilidad de la autora la encontramos en “Esa oscuridad que regresa”, el magnífico relato con el que cierra este libro. Allí, una mujer de casi 40 años, luego de diversas postergaciones, decide irse de la casa de sus padres. A partir de esta salida afronta situaciones que la descolocan transitando entre lo onírico y real. Lo que más destaca en estos textos es la voz narrativa: segura, con un ritmo que atrapa y no decae. Además, nos transmite muy bien el hastío y cansancio que experimentan sus personajes. Es interesante también la decantación por lo fantástico, sobre todo dentro de una tradición tan realista como la peruana.

Si en una columna anterior me refería a los pocos cuentistas por convicción en la narrativa peruana, Yeniva Fernández destaca por su fineza en el relato corto. Eso lo evidenció con mayor brío en su libro Siete paseos por la niebla (2016), que recomiendo también con entusiasmo.

Autoficha:
Trampas para incautos
​Autor:
Yeniva Fernández
Editorial:
Emecé Cruz del Sur. Lima, 2019. 154 pp.

Ir a portada