Teodomiro Melendres, productor de café.
Teodomiro Melendres, productor de café.

Doce personas se turnaban para cargar la camilla donde iba el padre de Teodomiro. Caminaron doce horas de Tabaconas a Huancabamba. De Cajamarca a . Teodomiro tenía 5 años y viajaba sobre una mula. Iban por un camino de herradura, no había trocha carrozable. No lograron salvarle la vida. Era el año 75, su madre quedaba viuda con ocho hijos menores de 16 años. “Nos marca, pero nos hace reflexivos, que seamos personas de bien”, dice sobre una lección amarga.

El padre de Teodomiro les heredó 20 hectáreas en Tabaconas, donde aprendieron a caminar y a cultivar. Área de terreno que los hijos triplicaron en 45 años. Hoy la finca de Teodomiro está al lado del río, donde cultiva y desde donde lidera la Central Fronteriza del Norte de Cafetaleros (CenfroCafé), que agrupa a más de 3,000 familias en Jaén, San Ignacio y Bagua. Café que ha llegado a los supermercados, pero que principalmente se exporta.

Fue el único estudiante que terminó quinto año de secundaria en Tabaconas. Sus compañeros migraron a otros centros de estudios porque tenían más recursos. Recuerda que caminaba dos horas para llegar al colegio. “Fui el único estudiante y saqué el primer puesto”, dice y ríe. Logró viajar a Piura para ingresar a la universidad. “Pude superarme. Con mi madrecita hemos seguido para adelante”, agrega el ingeniero agrónomo Teodomiro Melendres.

MIRA: Mónica Lanchipa, profesora: “Es muy importante transformar vidas a través de la educación”

-Toda una vida dedicada al café, desde los abuelos.

Al día siguiente que terminé mis estudios en la Universidad Nacional de Piura, vine a mi tierra a seguir capacitándome y enseñando las labores del cultivo de café. En 1999, 220 productores conformamos CenfroCafé. Después de 10 años se convirtió en cooperativa y ahora es una cooperativa de servicios múltiples. Estudié Agronomía, donde no me enseñaron sobre café, pero la universidad de la vida me preparó.

-Pero usted ha nacido en el café.

Por nuestras venas no circula sangre roja, sino negra, del café.

-¿Qué tiene de especial el café que producen?

Tiene la fuerza de los productores que optaron por asociarse. Son cafés tradicionales, de 1,700 a 2,000 metros. La enfermedad roya en 2012 nos atacó bastante y terminó con algunas plantaciones. Sin embargo, el productor aplica buenas técnicas y prácticas. Campaña tras campaña tratamos de mejorar.

-¿Pero qué hace particular al café de su zona?

Son cafés que están cubiertos por un bosque, en este caso las 31 mil hectáreas del Santuario Nacional Tabaconas Namballe, que de alguna u otra forma nos dan la lluvia permanente. Son pequeños productores que en los últimos años no solo han producido, por eso en Jaén tenemos ahora más de 25 cafeterías. Formamos jóvenes para que sean catadores, baristas. Además, son territorios con microclimas especiales. Estamos en busca de que la imagen país nos ayude, porque el Perú siempre está como un país último en desarrollo de la caficultura cuando vamos a un país como Corea o EE.UU., donde solo compran café de Colombia, Costa Rica, etc.

Las marcas de café de Cenfrocafé.
Las marcas de café de Cenfrocafé.

-¿Qué nos falta para ser más competitivos?

La calidad del café peruano no tiene nada que envidiar. Pero debemos entender que somos los protagonistas para desarrollar este cultivo. Nuestras autoridades deben invertir en capacitación y asistencia técnica a los productores, también en la gestión empresarial de los modelos asociativos para hacer sostenible la institucionalidad. Tener marcas de origen. Una constante investigación para la capacitación en procesamiento de café.

-¿Cómo ha afectado la pandemia a la producción?

En época de cosecha se demanda mano de obra y este año es el factor que más nos ha afectado. Hasta julio el café se quedó en la planta, se secó y no se recolectó. Un 30% menos en la producción y 40% menos en los ingresos. El problema para 2021 es que estos granos secos en la planta van a alimentar a la plaga más importante que tenemos, que es la broca. Para eso demandamos una campaña agresiva para que los cafetaleros hagamos buenas prácticas en control integrado de la broca.

MIRA: Bram Willems, científico: “Lo que nos hace falta es construir un sistema de país”

-¿Cuánto exportan y cuánto venden al mercado interno?

Nosotros exportamos casi el 97% a EE.UU., Europa y países asiáticos. Al 3% le damos valor agregado: en 2008 iniciamos nuestra cafetería y ahora tenemos nuestras marcas: Apu y Chasqui, y en alianza con Nestlé y supermercados Macro, estamos produciendo para ellos café tostado y molido. Apu en sus tres presentaciones: gourmet, clásico y espresso.

-¿Dónde se produce el mejor café en el Perú?

Definitivamente, en Jaén y San Ignacio, en sus montañas, con productores y su familia que la sudan día a día. Somos 3,036 familias.

-¿Cómo ha impactado el café?

Antes de 1999, los productores hacían una actividad individual, vendían al mercado local, a los intermediarios. Con la actividad colectiva, el productor accede a información de mercados, hay mejor calidad, mayor producción y acceso a mercados.

-¿Cuál es el potencial del café de Jaén y San Ignacio?

Muy buen potencial. En 2017 fuimos a Centroamérica a una pasantía y hemos empezado a importar variedades, que son de mejor calidad en taza, resistentes a roya y con alta producción. Pero las variedades no hacen un milagro, es todo un paquete: manejo de cultivo, cosecha, poscosecha y mercadeo. Queremos que el Perú sea un país reconocido en café.

MIRA: Roberto ‘Chorri’ Palacios pondría de titular a Lapadula [ENTREVISTA]

-En una tabla de posiciones de productores de café en el mundo, ¿qué lugar ocupa el Perú?

Podríamos decir que estamos en el octavo o noveno lugar.

-¿Cómo reconocemos un buen café, Teodomiro?

Por sus atributos en la taza. Cafés muy dulces, con sabor a yerbas aromáticas y cítricos. El café se consume sin azúcar y ahí encontraremos una gran diferencia.

-¿Usted cómo prefiere el café?

Sin azúcar, en mi oficina, de 87 puntos en taza. Y si es en casa, como me enseñó mi madre, un café de olla.

AUTOFICHA:

- “Tengo 53 años. Nací en Huancabamba, pero a los cinco días me trajeron al distrito de Tabaconas, provincia de San Ignacio. Está a dos horas de Jaén. En esta zona me he criado y ahí formé CenfroCafé, donde tenemos desde mil metros hasta dos mil metros de altitud”.

- “En CenfroCafé estuve nueve años en la gerencia, de 2002 a 2010; luego en la gerencia productiva, de 2011 a 2017; y de 2018 a 2019, en la gestión de los cafés de especialidad para mercados asiáticos, Europa, EE.UU. Y últimamente me llamaron para servir en la gerencia general”.

- “Con el café hemos llegado hasta Corea, Estados Unidos, la mayoría de países de Europa, Brasil, Colombia, Ecuador y Centroamérica. Por eso seguimos apostando por trabajar por el cultivo de café. Quiero consolidar CenfroCafé en los mercados más exigentes; somos el número uno en producción y calidad”.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Perú: toda la previa del partido entre la selección peruana y Chile por las Eliminatorias | VIDEO
Perú: toda la previa del partido entre la selección peruana y Chile por las Eliminatorias | VIDEO

TE PUEDE INTERESAR