El siglo de la Escuela Nacional de Bellas Artes

La institución cumple 100 años de fundación y publica Centenario, libro que narra su historia. 

Pierina Denegri

A dos cuadras del caos de la avenida Abancay y sobre el jirón Áncash, la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú cumple 100 años. Imponente, conserva su belleza, sintetizada en su portal de ingreso. El recinto fue restaurado en 1925 para lucir como se ve hoy. Antes de 1918 fue un convento-colegio religioso.

Al ingresar, un gran patio nos recibe. Por los caminos que recorremos han dejado su huella pintores, escultores y grabadores como José Sabogal, Julia Codesido, Germán Suárez Vértiz, Tilsa Tsuchiya, entre otros.

Para celebrar el siglo, Bellas Artes acaba de publicar Centenario, una voluminosa e impecable edición que reúne en sus páginas la historia de esta capital institución.

HISTORIA DEL ARTE

En 1917, se inauguró una exposición donde se exhibieron retratos al óleo de los pintores más emblemáticos del país. El presidente de ese entonces, José Pardo, visitó la muestra e hizo público su propósito de gestionar el regreso del pintor Daniel Hernández para encargarle la dirección de una academia de bellas artes. Al año siguiente, por decreto supremo, se creó la escuela, un 28 de setiembre.

Después de la entrega del local, se abrieron las inscripciones para el ingreso de los primeros alumnos. Los seleccionados para estudiar pintura y escultura fueron 83. Entre ellos aparecían los nombres de Julia Codesido, Elena Izcue, Bernardo Rivero y Germán Suárez Vértiz.

Hacia 1932, el reconocido pintor José Sabogal asumió la dirección de la escuela. Debido a su inclinación indigenista, se le cuestionó por tener una enseñanza “dogmática”. Sin embargo, durante su periodo, un visitante importante de los talleres fue el productor, director y guionista estadounidense Walt Disney.

HISTORIA DEL PERÚ

Para Carlos Valdez, director de esta institución desde 2015, es importante recordar lo que esta escuela representa para el país.

“Bellas Artes es un lugar valioso, ya que no solo se enseñan técnicas especiales o se fomentan espacios de aprendizaje, discusión y práctica para los estudiantes, sino también es donde reside el patrimonio cultural del Perú, por la producción artística que reúne y por las personas que en ella se han formado. Bellas Artes, pese al siglo cumplido, está vigente porque el arte nunca morirá”, puntualiza Valdez a este diario.

Pese a ello, recién en 1993, tras la promulgación de la Ley Universitaria, la escuela tuvo la facultad para expedir títulos a nombre de la nación.

En las paredes de Bellas Artes también habita la historia del Perú, aquella que los artistas fueron capaces de representar, bajo su singular mirada. Y los estudiantes de hoy se preparan para tomar la posta. Cruzamos el umbral del imponente portón y nos vamos con nostalgia, pero con una gran historia aprendida, que se sigue creando.

Dato
- En 1937, la escuela recibió una medalla de oro en la Exposición Universal de París, al presentar 50 estudios de dibujo, pintura y escultura.
- Como parte de la celebración por el centenario, la Galería Municipal Pancho Fierro presenta una muestra que sintetiza su producción artística.
​- Pasaje Santa Rosa 116, Centro de Lima. De martes a domingo, de 10 a.m. a 8 p.m. Hasta el 15 de julio.
- Se exponen las obras de Daniel Hernández, José Sabogal, Julia Codesido y más.

Ir a portada