(Perú21)
(Perú21)

Roger Alba (20) es el mejor amigo de Witto, un perro mestizo de mediana estatura que solo ha conocido el maltrato antes de ser rescatado de la calle. Todos los días, a la hora que el sol pinta el distrito de La Molina con el color del lomo del león, espera que su dueño arribe a su casa para poder 'ver'.

El viejo can está ciego desde hace mucho, pero reconoce el olor de su amo a leguas y se guía de él para dar brincos, correr, comer, entre otras cosas. Por eso festeja su presencia como si fuera la llegada de un mesías.

"Cada vez que le he intentado conseguir un hogar, muchos se han entusiasmado al comienzo, pero, cuando les digo que Witto no puede ver, inmediatamente se desaniman. Por eso he decidido quedarme con él", sostiene el también estudiante de Comunicaciones.

Cuenta que decidió llevárselo a su casa cuando vio que más de 50 perros del albergue Caridad lo atacaban aprovechándose de su ceguera. "Era como el bullying que les hacen a algunos niños. Por eso solicité su adopción", precisa.

La relación de Roger con los animales viene desde pequeño, cuando vivía en la casa de sus abuelos en San Juan de Miraflores. Allí se acostumbró a andar entre ellos. "En algún momento llegué a tener hasta seis perras. Sin embargo, no sabía la forma de canalizar este gusto, hasta que, en 2013, en la universidad me dejaron como trabajo un documental y me puse en contacto con el Grupo Caridad, una ONG que lucha contra el maltrato y el abandono de animales en el país", revela Alba.

Agrega que, cuando vio el trabajo de rescate de animales que realizaban, se inscribió como voluntario. "Buscábamos gatos o perros en riesgo. Una vez fuimos hasta Huaral porque un acumulador que vivía con 200 canes había sido multado por insalubridad y estaba sacrificando a sus animales. Logramos salvar a 70 perros. Fue una matanza. Con la nueva ley que protege a los animales, ese señor se hubiera ido preso 5 años", dice Roger, el nuevo community manager de la ONG Caridad, puesto desde donde trabaja como voluntario para mantener dos refugios en Cieneguilla y Carabayllo con 140 animalitos huérfanos.

TAGS RELACIONADOS