Regina Alcóver: "Necesitamos curarnos y la sanación viene del amor"

“Hay que separarse sin dramas ni agresiones. Cada uno tiene el derecho de ser feliz. Agradezco a mis cuatro ex maridos, qué bueno que pasaron por mi vida, qué bueno que dejé una huella positiva. Cada persona tiene un ciclo en la vida del otro”, sentencia la actriz. 

Regina Alcóver

"Amo lo que hago. Aunque me hubiera gustado ser médico. No fui al colegio. Mi abuela pensaba a la antigua y decidió que tenía que estudiar en la casa", declara Regina Alcóver (Piko Tamashiro/Perú21).

"Amo lo que hago. Aunque me hubiera gustado ser médico. No fui al colegio. Mi abuela pensaba a la antigua y decidió que tenía que estudiar en la casa", declara Regina Alcóver (Piko Tamashiro/Perú21).

Piko Tamashiro

Mijail Palacios

Viste zapatillas, lleva una maleta rodante y dibuja una sonrisa permanente en su rostro. “Soy como una bala”, nos dice. Signos de esa vitalidad que siempre ha mostrado en el teatro, en la televisión y en la radio. La banca de un parque detrás de las oficinas de Radio Felicidad es el mejor escenario para esta entrevista. Nos confiesa estar sorprendida por haber recibido un homenaje de la Toulouse Lautrec, porque es la primera vez que le rinden tributo y a meses de cumplir 70 años de edad. Pese al invierno limeño, salió el sol, que le da brillo a una Regina Alcóver espontánea, vital, carimástica y real.

¿Qué balance hace sobre el camino recorrido?
No me arrepiento de nada. Hice mucha televisión, de las primeras novelas y hacía de extra, en la época de mi tía Elvira Travesí, los primeros protagónicos con Pepe Vilar, en el año 64. De esos actores quedamos pocos, somos sobrevivientes de una época preciosa.

¿Y por qué cree que se ha impuesto al paso del tiempo?
Porque la gente dijo que sí, pese a que estuve fuera del Perú. Seis años en España, seis años en EE.UU., siete en Argentina, y podían haberme olvidado, pero no, resulta que llego y estoy vigente, mi gente me quiere y mi país me quiere. Eso es para dar las gracias.

¿Qué hizo bien para que no la olviden?
Ser honesta. Amo lo que hago y trato de hacer las cosas con coherencia de principio a fin. Aunque a mí me hubiera gustado ser médica. Yo no fui al colegio y lo digo con mucha alegría. Mi abuela pensaba a la antigua y decidió que tenía que estudiar en la casa. Decía que no sabía qué podíamos aprender con otras crianzas. A mi profesora Rosa Albán Barreto, a la que no olvido, siempre le decía que me diera libros de psicología. Siempre me ha apasionado saber de la mente de las personas.

Y ahora está a punto de hacer coaching.
Estoy en un diplomado aprendiendo una terapia breve centrada en soluciones: el método Goodman. Me encanta la neurociencia. No hay edad para estudiar. Paralelamente, daré una charla con Anita Sayán, que es coach profesional. El 3 de agosto en el hotel Meliá. Será la primera vez que haga algo así. El conocimiento que uno adquiere a través de los años es bien importante. Y como soy budista, ello también me ha ayudado muchísimo.

¿Las charlas de qué tratarán?
Son motivacionales para mujeres y parejas. Anita es muy joven. Por ello, la charla se llama Dos Generaciones, Una Sola Visión. Somos personas súper positivas, a pesar del mundo tan difícil en el que vivimos. Creemos que se puede ayudar a mucha gente.

Usted ha pasado por cuatro matrimonios. ¿Qué enseñanzas le dejaron?
Es muy gracioso. Ana y yo nos presentamos así, ella dice: “Tengo cuatro hijos y dos esposos (el ex y actual)”. Yo respondo: “Tengo cuatro ex maridos y dos hijos”. Uno no se casa por deporte. Uno se casa con la ilusión de que sea para siempre. He estado 10 años casada con Joe, después dos años con otra persona, que ya no están ninguno de los dos y cuando se fueron, estaban casados con otras personas; luego estuve casi 20 años con el padre de mi hija y siete años con mi mejor amigo en Argentina, Lauro Volpi. Siempre he terminado muy bien mis relaciones.

Regina Alcóver

“No me frena nada. Y no es un optimismo falso, lo elegí y porque la batalla no me la gana nadie. Quiero que el peruano, que tanto se queja, accione”, declara la actriz (Piko Tamashiro/Perú21).

“No me frena nada. Y no es un optimismo falso, lo elegí y porque la batalla no me la gana nadie. Quiero que el peruano, que tanto se queja, accione”, declara la actriz (Piko Tamashiro/Perú21).

Piko Tamashiro

Es importante tener la libertad de volver a empezar, porque existe esta idea de quedarse con esa persona hasta el resto de tus días, así uno de ellos no la esté pasando bien.
Es que la vida cambia. No me parece justo quedarse con alguien si la pasas mal. Las personas pueden cambiar. Ojo, no soy una abanderada del divorcio, para nada. Tengo una hermana que se casó a los 17 años y tiene 50 años de casada. Bendita sea la idea de que puedas seguir toda la vida con una persona, pero dos educaciones distintas, dos pensamientos diferentes, dos formas de sentir distintas a veces coinciden y a veces no. Y lo importante es tener la honestidad, cordura y coherencia de poder dialogar y ver si realmente están siendo felices. Y que nuestros hijos estén de acuerdo.

Y lo subrayo también por esta coyuntura de violencia contra la mujer, donde muchas veces el hombre no le perdona a la mujer que se separen.
Todos cambiamos, tenemos sentimientos distintos. Hay que separarse sin dramas ni agresiones. Cada uno tiene el derecho de ser feliz. Agradezco a mis cuatro ex maridos, qué bueno que pasaron por mi vida, qué bueno que dejé una huella positiva en cada uno. Cada persona tiene un ciclo en la vida del otro.

¿Y se casaría por quinta vez?
¡No! Porque ya estoy grande y no tengo tiempo ni de tener mascota. Tendría que ser una persona muy libre.

Pese a la edad, se puede seguir amando.
Sí, puedo volver a amar, pero casarme sería muy difícil y me ataría. Soy muy mamá, muy esposa, me gusta atender a las personas que quiero, pero no tengo tiempo ahora. Y la vida pasa y no digo que juego los descuentos, pero cuánto tiempo más viviré con esta lucidez y agilidad. Voy a sacarle el jugo a mi vida. Hay que reeducarse constantemente.

¿Cuál ha sido el momento más difícil que le ha tocado vivir?
Aprender a estar sola. Viví un cáncer también. Mi hija tuvo un accidente en EE.UU. y yo no pude estar ahí. Mi hijo Gian Marco tuvo una operación y estuvo a punto de tener un coma renal. Pero no me frena nada. Y no es un optimismo falso, sino real, porque yo lo elegí y porque la batalla no me la gana nadie. Y el peruano es así. No es una utopía ser feliz.

Regina Alcóver

Regina Alcóver ha actuado en más de 20 obras teatrales con Osvaldo Cattone (Piko Tamashiro/Perú21).

Regina Alcóver ha actuado en más de 20 obras teatrales con Osvaldo Cattone (Piko Tamashiro/Perú21).

Piko Tamashiro

¿Qué le falta hacer?
Sacar mis cuentos para niños y tengo un proyecto de audiolibros. Por otro lado, quisiera lograr que la gente se dé cuenta del tesoro que tiene en sus manos mientras se está vivo. Quiero que el peruano, que tanto se queja, accione y se dé cuenta del tesoro que es esta tierra. Necesitamos curarnos y la sanación viene del amor.

Autoficha: 
- “Nací en Lima, el 29 de setiembre de 1948, al mediodía, en el Hogar de la Madre, cuarto número tres. Empecé a los 8 años con mi mamá en el teatro. Luego a los 11 años en la TV. En el teatro hice una obra donde suplí a mi prima Gloria María Ureta. Hice 'Ocho mujeres'. En la TV he hecho de todo”.

- “He hecho más de 20 obras con Osvaldo Cattone. Las novelas que más quiero son 'El adorable profesor Aldao' y 'Simplemente María'. He grabado muchos discos. Estoy en la radio, de lunes a sábado, con 'Regina y tú'. Quizá para octubre haga otra obra con Osvaldo”.

- “También escribo, leo. Algún día tengo que hacer un libro sobre las experiencias de mi vida, porque me han pasado tantas cosas. Soy ordenada en mi vida, no fumo, no tomo. Eso sí, soy cibernética total. Tengo Instagram, Facebook. Me encanta estar conectada con la gente. Y llevo 10 años en radio Felicidad”.

Leer comentarios ( )

Ir a portada