Juegos Panamericanos

Sobre ‘La piel fría’ y los cuentos ganadores y finalistas del Premio Copé [Crítica]

Jaime Cabrera, el columnista literario de Perú21, reseña el libro que reúne los relatos ganadores y finalistas de la edición 2018 del Premio Copé de Cuento.

Jaime Cabrera
Jaime Cabrera

La tradición del cuento en el Perú es rica y diversa. A pesar de que la novela tiene mayor presencia en términos editoriales, el cuento goza de lectores más exigentes. Además, requiere de una pericia que va más allá del mero ejercicio narrativo. Es decir, exige una prosa fina con una impronta poética que la dote de belleza. Desde el lado de los escritores se suele ver al cuento como una transición hacia la novela, es decir, no hay muchos cuentistas que cultiven este género por convicción. El novelista exitoso, a lo Vargas Llosa, versus el cuentista perfil bajo, a lo Ribeyro. Esta reflexión me suscitó la lectura del libro que reúne los relatos ganadores y finalistas de la edición 2018 del Premio Copé de Cuento.

El balance de la lectura no ha sido muy alentador. En la mayoría de los 16 relatos prima el ejercicio narrativo o atisbos de novela, en tanto que las historias y sus resoluciones no cuajan del todo. Hay textos que narran desde el ámbito familiar y los cuentos metaliterarios, aquellos cuyos protagonistas son escritores o reflexionan sobre el acto de la escritura. Uno solo de ellos se centra en la violencia política y otro es un policial (“La visita”) que mereció mejor suerte.

El cuento ganador, titulado “La piel fría”, de Stuart Flores, escapa de la anterior clasificación y destaca por su atmósfera. Es el relato onírico de un hombre que despierta con la idea de que su expareja ha muerto. La realidad y el sueño van fundiéndose en la lectura, donde de manera sugerente se nos presenta el encuentro del protagonista con un amor del pasado. “El palomar”, de Gonzalo Castro –Copé de Plata–, tiene en la frase reiterativa “me acuerdo” el ritmo que el narrador marca para referirse a un episodio clave de su infancia. La historia es sencilla al igual que el lenguaje. En tanto, el tercer lugar, “La casa abuela”, de Luiz Carlos Reátegui, empieza muy bien y poco antes de la mitad se torna monocorde y reiterativo. La carencia de una voz sólida le juega en contra.

Sin desmerecer el talento de los ganadores y finalistas –algunos ya narradores de oficio –, ojalá que en futuras ediciones podamos encontrar cuentos mejor logrados

La piel fría y los cuentos ganadores y finalistas del Premio Copé

Autor:
Stuart Flores y otros.
Editorial:
Ediciones Copé. Lima, 2019
351 pp.

Tags Relacionados:

Premio Copé

La piel fría

Sigue actualizado en nuestra APP

Ir a portada