La Nueva Invasión, geografías para la cumbia

‘Amor y resistencia’ es el tercer disco de La Nueva Invasión, poblado por 11 canciones. A continuación un viaje por esos parajes.

LNI

La Nueva Invasión recientemente lanzó su tercer disco 'Amor y resistencia'.

La Nueva Invasión recientemente lanzó su tercer disco 'Amor y resistencia'.

LNI

Mijail Palacios

El amor es un acto de resistencia. Amar frente a la mirada homofóbica, lo es. Creer firmemente en el hazlo tú mismo y colectivamente es un acto de amor. Amar es retar a este mundo en medio del fango de la podredumbre, la indiferencia y el odio. Amar cuando parece que todo está perdido. Es el amor en los tiempos de La Nueva Invasión.

'Amor y resistencia' es el tercer disco del grupo, donde once canciones dibujan una geografía diversa (casi siempre) al ritmo de la cumbia, y con una lírica celebratoria, comprometida con su tiempo, nostálgica, intimista.

“Abordar el amor es la novedad en la propuesta de La Nueva…, pero el amor en todas sus formas y no solo la óptica clásica del amor romántico”, nos dice Fernando Castro, responsable de los teclados, la quena, los coros y (varias de) las ideas.

HACER EL CAMINO
“Serpiente Dios” fue la primera piedra que puso La Nueva Invasión. Abre 'Súbele a la radio' (2011), su álbum debut. Canción inspirada en ‘A nuestro padre creador Tupac Amaru’, poema de José María Arguedas. De esta forma, forjaron los cimientos y columnas para irrumpir con contundencia en la escena alternativa. Así hicieron realidad canciones como “El tigre”, “Camina bonito”, “Cumbia pa’ decir” y “Pepita de oro”. Las dos últimas de 'Vitamina Inka' (2016), su segundo disco.

Pero el camino no solo se hace cantando, sino también produciendo, generando fiestas-festivales que han encendido las noches limeñas, como ‘Hallowinka’ y ‘San Kalentín’. O en sus inicios desde la casa Poco Floro, que fue sede el “artivismo”, como lo denomina Castro. Canción y autogestión.

SABOR Y COLOR
'Amor y resistencia' ha sido producido musicalmente por Juan Carlos Fernández, quien antes piloteó las canciones de la exitosa serie de TV ‘Al fondo hay sitio’. Y se nota su mano. Ha aportado madurez, detalle, precisión, solidez.

“Juan Carlos conoce muy bien el género tropical. En ese sentido, ha sido muy gravitante su participación. Además, sabe abarca muy bien muchos géneros”, explica Fernando.

Desde la cumbia –villera, andina y amazónica– LNI le hace guiños al hip hop, reggae y ska, lo que se deja notar en “Van a caer”, “A ritmo de caída” y “El campeón”, respectivamente. Pero los paisajes más luminosos los encontramos en “Kumbia inteligente”, “Yo te quiero así”, “Te han dicho” y “Soy”. 

Esta última pieza pinta los colores del huayno, reggae y cumbia, y está poblada de frases de gran acabado, de una nostalgia poética que nos invita a apagar las luces, echarnos en el suelo andino, mirar el cielo estrellado y pensar en lo que somos. Y tal vez, derramar una lágrima.

LNI

lni

LNI

Ir a portada