Myriam Hernández: “Definitivamente, la música debe aportar a la igualdad”

“Yo creo que he aportado al amor, a la relación de familia, a lo integral. He intentado siempre hablar con respeto al hombre y a la mujer”, 

Amet Aguirre
Amet Aguirre

Lleva treinta años de carrera musical y recuerda muy bien su primer concierto en Santiago de Chile. Fue en 1989, cuando había terminado de grabar su primer álbum, Myriam Hernández , que incluyó éxitos como “El hombre que yo amo”, “No pienso enamorarme otra vez” y “Eres”. Pero es la canción “La fuerza del amor” (1998) la que le da el título a su más reciente tour musical, que la trae de regreso al Perú, después de cuatro años. Myriam es una mujer que cree profundamente en el amor, por eso le ha cantado en los ocho discos que ha lanzado a lo largo de su trayectoria. Ella recuerda que, cuando tenía diez años, participó en un festival estudiantil de Chile y era la más chiquita de todos los concursantes, pero su voz la hizo ganar. Un momento importante para ella en su vida personal fue su matrimonio a los 25 años con el empresario chileno Jorge Saint-Jean, quien también es su mánager. Hernández ha contado que su esposo ha sido su inspiración para varias de sus canciones. En 2015, la chilena recibió el premio a la trayectoria del Grammy Latino. El jueves celebró su cumpleaños número 52 mientras grababa un show para la televisión chilena. Hace unos días, nos atendió vía telefónica para contarnos sobre su regreso al país. 

¿Existió algún punto en su vida en el que decidió que quería dedicarse para siempre a la música?
Yo creo que desde que nací quería ser cantante, porque tenía cuatro años y ya jugaba con el cepillo de pelo e imaginaba que era mi micrófono. Cuando cumplí diez años y gané un festival estudiantil, ya aseguraba que iba a ser cantante. Por eso pienso que nací con ese sueño, con ese deseo y lo cumplí. 

¿Fue difícil convencer a sus padres de que la apoyen en su carrera artística?
Mi papá me apoyó desde siempre, mi mamá al inicio estaba un poquito escéptica y se resistía a permitirme cantar; pero con el tiempo fue cediendo, cuando vio mi vocación y mi disciplina como una cantante profesional. 

¿Recuerda bien su primer concierto?
Claro, fue en 1989, en el Teatro de Teletón, en Santiago de Chile. Canté las canciones que ya había grabado en ese momento, como “El hombre que yo amo”, “Ay, amor”, más otras de mis álbumes. 

Se dice que desde la distancia uno tiene una visión diferente de las cosas y hace cuatro años que no viene al Perú. ¿Cómo nos ven desde afuera?
El tema gastronómico ha sido increíble, impresionante, impactante. De verdad han crecido una barbaridad en ese aspecto y eso es motivo de orgullo para el Perú, en su país se come maravilloso. ¡Es uno de los países donde mejor como! Y en cada parte, en cada lugar al que uno viaja, hay un restaurante peruano y eso me da mucha felicidad. 

Todas sus canciones son románticas. ¿Qué es el amor para usted?
Uy... el amor para mí lo es todo. Es lo que nos motiva, lo que nos hace levantarnos de la cama todos los días, lo que nos hace luchar por nuestros ideales y sueños, por los seres que queremos, y, por supuesto, por uno mismo. El amor, definitivamente, es una gran fuerza. 

¿Usted se siente muy enamorada ahora?
Obvio, estoy muy enamorada de mi marido, Jorge (Saint-Jean). Llevo 27 años de matrimonio. 

¿Es fácil llevar todo ese tiempo junto a una persona?
Es normal, como todo tipo de matrimonio. Por supuesto que no siempre todo es miel sobre hojuelas, pero considero que somos un matrimonio feliz, estamos enamorados. Hemos tenido una familia maravillosa con nuestros dos hijos Jorge Ignacio y Myriam Isidora. De hecho, nos casamos de nuevo hace dos años, cuando cumplimos 25 años de aniversario y decidimos celebrar nuestras bodas de plata, como muestra de todo el amor que nos tenemos. 

Los tiempos han cambiado y no solo en las tendencias musicales, ahora 27 años parecen bastante tiempo para una relación.
A mí no se me ha hecho largo el matrimonio, la verdad es que para mí ha sido muy entretenido. Con altos y bajos, como cualquier pareja, pero han primado las cosas buenas. Lo que a nosotros nos ha resultado es respetarnos mutuamente, respetar el espacio del otro; es decir, que si yo tengo un almuerzo o una cena con mis amigos, entonces él no se hace problemas; y yo tampoco le hago problemas a él cuando sale con otras personas. Es bastante importante respetar los tiempos de tu pareja. Y, definitivamente, el amor y los detalles nunca se deben perder, sin importar cuánto tiempo se lleve juntos. 

¿Qué otros aspectos piensa que han cambiado en los últimos años?
Hoy en día está muy fuerte el movimiento femenino y estoy absolutamente de acuerdo con eso. La mujer debe hablar, si no gritar, si sufre alguna agresión física o psicológica. Tenemos que luchar para conquistar nuestros derechos y estoy totalmente a favor del movimiento que se ha generado hoy en día. 

¿Qué tan recurrentes son los feminicidios en su país, Chile?
Es un tema tremendo. Han ocurrido feminicidios desde hace muchos años y siguen ocurriendo siempre, por eso es que hay que seguir alzando la voz en contra de todo tipo de violencia. Hace poco hubo una marcha en mi país muy fuerte, lo que me parece positivo. La mujer tiene que salir a gritar por sus derechos. 

¿En su carrera ha sentido que por ser mujer ha sido más difícil alcanzar todo lo que ha logrado?
Afortunadamente, yo no fui víctima del machismo al inicio de mi carrera; en realidad, nunca tuve problemas. Hice mi carrera perfectamente bien en Chile, también internacionalmente. Nunca pasé nada desagradable ni incómodo. Pero sí es cierto que el machismo existe hace muchas décadas, en todos lados y si bien hoy el movimiento en contra de ese mal es mucho más fuerte, aún falta bastante para eliminarlo de nuestras cabezas. Hay que seguir hablando sobre el tema, las mujeres debemos empoderarnos. 

Respecto a este tema, la música ha sido un blanco de muchas críticas, sobre todo los cantantes más populares del género urbano. ¿Cómo ve usted esas opiniones?
Es verdad que hay un movimiento urbano muy fuerte, hay canciones que a mí me gustan, canciones que todo el mundo baila: hombres y mujeres, en matrimonios y fiestas. Pero no estoy de acuerdo con las letras que hablan de forma peyorativa de la mujer o de manera muy agresiva. No estoy para nada de acuerdo con eso, de ninguna manera. 

¿Por qué decidió escribir una letra en respuesta al cantante de trap Bad Bunny?
Porque me gustó mucho una canción de él que se llama “Amorfoda” y quise dedicarle una respuesta, pero hablándole sobre el amor. Pues, en su canción, Bad Bunny dice: “No quiero que nadie más me hable de amor, ya me cansé”, entonces encontré que era bonito escribir una letra diciendo que hay cosas inexplicables sobre los sentimientos y que se aprende mucho de ellos, sobre todo de las caídas y decepciones. Todo eso forma una parte invaluable de nuestras vidas. 

¿Le parece que desde la música se puede aportar a la igualdad?
Sí. De hecho, hubo canciones de mujeres, sobre todo españolas, que han cantado al feminismo. Yo creo que definitivamente la música debe ser un aporte para esa causa. 

¿Qué considera que ha aportado usted?
Yo creo que he aportado al amor, a la relación de familia, a lo integral. He hablado con respeto al hombre y a la mujer. Por ello, creo que he hecho un aporte a la vida de cada familia. 

AUTOFICHA
- “Nací en Santiago de Chile y prácticamente he vivido acá siempre. Aunque al principio de mi carrera pasaba por lo menos seis meses en México cada año porque tenía que hacer una gira bastante extensa de promoción. También viví en Estados Unidos diez años, en Miami”. 

- “El 10 de mayo daré un concierto en Arequipa, en el Palacio Metropolitano de Bellas Artes. Y el 11 estaré en el Auditorio del Parque de la Exposición, en Lima. Voy con mis músicos, mis coros, mis técnicos. Es parte de mi tour La fuerza del amor”. 

- “Tengo una mascota, en realidad es de mi hija, es un perrito llamado León. ¡Lo amo! Subo muchas historias con él en Instragram. Tiene un año, es un bebé. Se lo regalamos a mi hija el año pasado para su cumpleaños. También tuve un golden retriever que se llamaba Lucky”.

Tags Relacionados:

Myriam Hernández

Ir a portada