Milagros Llamosas Salas: "Cuando abrazo a mis hijas, les digo que es por mamá y papá"

“He tratado de estar a la altura (luego de la partida de Daniel Peredo). La maternidad me salvó, mis hijas son mi fortaleza. Debía pararme por ellas. Había que volver a tu vida. Quiero que mis hijas sientan a la mamá fuerte, que su mamá puede y que su mamá siguió”, dice

Mijail Palacios

Es la mamá de Fátima y Daniela ante todo. Así se define. Y subraya que es Milagros Llamosas Salas, sin dejar de escribir el apellido materno; por eso siempre le recordaba a su esposo Daniel Peredo, el periodista deportivo que falleció en 2018, que las historias de los jugadores estaban asociadas a mujeres de lucha.

Ella es trabajadora social y, precisamente, tuvo esa función en el club Sporting Cristal, en el tiempo que Peredo laboró ahí y donde se conocieron. Es madre de dos niñas, de 11 y 7 años, pero trabaja en dos proyectos que son como sus hijos: uno recién nacido, el sitio web de Peredo; y otro que está en proceso de gestación, una cancha en honor al comentarista deportivo. “Las pérdidas son físicas, no espirituales. Daniel estará siempre”, me dice con su voz delgada, que da la impresión de que en cualquier momento se quebrará.

Antes de trabajar en Cristal no le gustaba el fútbol, pero su pasión (y vocación) por velar por el bienestar de las personas, todo lo puede. La mayor de cuatro hermanas, Milagros es una mujer ejemplar y una madre a la altura de las circunstancias.

Muchos conocen a la Milagros esposa de Daniel, pero quizá pocos a la trabajadora social antes de Sporting Cristal.
Estuve en áreas de Recursos Humanos, en empresas como Wong y en la Universidad Católica. Antes de llegar a Cristal ya tenía cinco años trabajando. Y empecé una historia bonita de familia con Dani y fue de las historias más bonitas que he tenido laboralmente. En este tiempo de duelo, vuelvo un poco a eso, porque hemos formado la Asociación Daniel Peredo, que tiene que ver con cómo generamos proyectos sociales, que puedan contener la libertad de jugar y hacer deporte como transformadores sociales. Sé lo importante que es el deporte en la vida de un chico que no tiene nada. En mi tiempo en Cristal me di cuenta de lo transformador del deporte y la importancia de la familia.

¿Por qué es importante la familia?
Es tu universo principal para acercarse al mundo, es lo que te va a contener en un inicio para enseñarte lo básico en la vida.

¿Hoy cuál es el rol de una madre?
El rol en general de las mujeres ha ido evolucionando. Veo ahora con mucha alegría que hay más mujeres en cargos públicos, en la política, como ministras. Pero la labor de madre es tan vital como del padre. La crianza es un trabajo en equipo. Es el compromiso de asumir una familia como proyecto y a largo plazo. Uno de los duelos más duros que tuve que asumir es la pérdida del padre y que como mamá me iba a quedar sola.

Pero eres madre y padre.
El papá estará siempre y vamos a honrar su memoria con muchas cosas. Nos empeñamos en cuidar su legado. Salió Peredo total (el libro) y los juegos deportivos nacionales. Y ahora mis otras dos hijas son una recién nacida, la web oficial de Daniel (danielperedo.pe); y otra que está gestando: una cancha más en su nombre. Asumo que soy la responsable de mis hijas, pero me siento acompañada porque su papá es un héroe moderno.

Pero también hay una madre ejemplar.
No lo sé, yo he tratado de estar a la altura. La maternidad me salvó, mis hijas son mi fortaleza. Debía pararme por ellas. Había que volver a tu vida. Ellas tienen que ver en mi fortaleza. Mi proyecto familiar era criar a mis hijas con mi esposo, pero había que tomar el plan B, que no existía.

¿Y cómo eliges el plan de ser trabajadora social?
Desde el colegio me gustaba participar en cosas en que podía ayudar al otro. Me movía la Sociología, Antropología y Bibliotecología, pero el Trabajo Social lo vi como una forma de ser más concreta en la acción. Vengo de una familia donde pensar en el otro era natural. Decidí vivir de una carrera que pocos escogen, pero que me hace inmensamente feliz, y que me ha permitido tener muchos roles.

Milagros Llamosas Salas

(Perú21/ Marcos Ramón)

(Perú21/ Marcos Ramón)

Perú21

Aún se cree que ser madre es incompatible con ser profesional. ¿Qué opinas?
La lucha es lograr ese equilibrio. Un tiempo dejé de trabajar por un tema de salud de Fátima. La maternidad tiene temas como la lactancia que es dura, pese a que se le ve sublime. Hay temor a equivocarse. Es alguien que sale de ti. Es mágico el vínculo, que el padre –ojo– también puede lograr cuando baña, acompañando en el amamantamiento. Y respeto a quien diga que no tiene que ser mamá.

¿Qué es ser madre?
Es el trabajo más lindo que tengo. Soy la mamá de Fátima y Daniela ante todo. También soy trabajadora social. Disfruto lo que comparto con ellas, trato de estar pendiente, pero sé que puedo trabajar mucho en función del legado de Dani. Quiero que mis hijas sientan a la mamá fuerte, que su mamá puede y que su mamá siguió. Que mis hijas cuando hablen de su historia familiar, sepan que hubo una situación dura, pero que mamá estuvo a la altura (se quiebra).

También eres hija. ¿Cómo se ha dado la relación con tu madre?
Es una ama de casa que crio a cuatro niñas. Pobre, ¿no? Yo con dos no puedo. Pensamos que la mamá lo puede todo. Creemos que todo funciona mágicamente. Mi mamá me hizo admirar mucho a las amas de casa, al trabajo invisible. Ese trabajo que todos disfrutan, pero que hay toda una chamba.

Chamba que muchas veces no se valora.
Es la chamba más dura y la menos reconocida, y la que hace patria. Ojo, eso no quiere decir que solo el rol de mamá es importante, el de papá también lo es. Pero la mirada tierna de mamá y presente ayuda mucho. Mi madre estuvo con nosotras y eso valoramos mucho.

¿Y qué quieres para tus hijas?
Que vivan en un país mejor, que hagan lo que les gusta, que sean libres, que vuelen alto y que se sientan muy queridas. Cuando abrazo a mis hijas, les digo que es el abrazo de mamá y papá.

AUTOFICHA:
- “Soy Milagros Llamosas Salas. Solo tengo un nombre y lucho porque siempre pongan el apellido materno. Nací en Jesús María. Soy trabajadora social. Nací en el año 74, tengo cuarenta y algo, ya perdí la cuenta. Saquen su línea. Soy mamá de Fátima y Daniela, esa es mi principal definición”.

- “Trabajo en una empresa que se llama Signify, que antes se llamaba Philips Lighting. Trabajo en el área de Recursos Humanos, me encargo del tema de salud ocupacional. Y estoy de lleno ahorita en la web de Daniel Peredo y en la asociación que lleva su nombre”.

- “Quiero que la asociación genere proyectos en pro de los niños y en la práctica del deporte y del juego. Ejecutar ideas en torno a lo educativo, social y deportivo. Quiero que el espacio público perdido sea más seguro para que los chicos jueguen. Una cancha más habrá en honor a Daniel, es mi causa”.

Para más información sobre Daniel Peredo dale click AQUÍ.

Ir a portada