Meche Correa, la diseñadora de moda que apostó por el Perú hace más de 25 años.
Meche Correa, la diseñadora de moda que apostó por el Perú hace más de 25 años.

Llegó una tarde a , entre truenos y una lluvia feroz. Limeña de nacimiento, era la primera vez que dejaba la capital. Como decoradora de interiores, fue convocada por una tienda de hilados. Prefiere no hacer cálculos, aunque se atreve a decir que tenía unos 20 años. Saco cuentas y le pregunto si fue en la década del 70. “Mejor no pongamos fechas, por favor”, dice y ríe. En ese viaje halló otro cielo, nubes que parecían algodones, ciudadanos con polleras en sus calles, las ferias dominicales de artesanos, los apus. Había encontrado al Perú, había descubierto la razón de ser para su pasión por la moda.

Polleras, sombreros y carteras eran parte de la colección que iba a exhibir este mes en Italia. La pandemia no lo quiso así. Siente tristeza y gran preocupación, pero su voz no se quiebra. Trata de encontrar la luz en el camino, de construir y avanzar. El sábado que pasó fue parte, con otros 14 diseñadores locales, del primer evento virtual de moda en el país, realizado por la Alianza de Diseñadores de , que fusionan la tradición y la riqueza textil peruana, aliados con la marca Avon con el objetivo, además, de promover el empoderamiento femenino.

La muestra en Italia iba a ser en la tienda Corso Como de Milán, una de las más importantes de la moda y que también está en Nueva York y China. Evento que retomará en 2021. asegura que será “La colección de Meche Correa”. Mientras tanto, entrevistamos a la diseñadora que puso al Perú en la vitrina mundial de la moda.

MIRA: Manongo Mujica: “He hecho un disco sobre la magnitud y belleza de Paracas”

-En la pandemia que vivimos se habla mucho de las prioridades, como la salud, la economía y la alimentación. La moda no está en esa lista. ¿Por qué sí tendría que ser importante pensar en ella?

Todos tenemos prioridades y hoy están en los sectores que antes pasaban inadvertidos. En nuestro caso, también sentimos que estamos respirando, que tenemos que seguir viviendo y aportando. No podemos dejar abandonada la mano de obra de tantos artesanos y artesanas que nos rodean a los diseñadores. La moda la toman como algo banal, superfluo; sin embargo, no se dan cuenta de que la moda es una industria. La moda le da trabajo a cientos de miles de personas en el país, no solo en la parte industrial, también en la parte manual, que es lo que el mundo quiere ahora. Ese será el nuevo lujo: el trabajo hecho a mano. Yo trabajo con comunidades de Cajamarca, Cusco, Arequipa, Puno y en la selva, y no pensaba hablar de esto, pero en este lapso de tiempo he estado enviando dinero a los artesanos con los que trabajo, porque algo tenía que enviarles. No podemos paralizarnos, hay que hacer lo que tenemos que hacer cuidándonos.

-Otro aspecto que se podría resaltar de la moda tiene que ver con el empoderamiento femenino. ¿Es así?

¡Por supuesto! Por eso hemos tenido una preciosa alianza con Avon, que la hemos acogido con el corazón. Esta marca tiene un propósito muy grande, de ayudar a muchas mujeres en darles trabajo, en generarles posibilidades e independencia económica. A los diseñadores nos consta lo que significa darle una posibilidad de trabajo a una mujer; cuando ocurre ello, ese dinero la mujer lo hace gigante. Avon es como un hermano en el camino, siente y hace lo mismo que nosotros.

-La moda también pone en valor la riqueza textil peruana.

El Perú no es un país más, es grande, bendito y maravilloso. Tenemos materia prima que otros países tienen que importar; tenemos fibras que aún no se han trabajado; tenemos oro, plata, madera. Tenemos todo.

MIRA: Stephanie Cayo: “Sigo siendo la niña de ‘Travesuras del corazón’”

-¿Diría que la moda es una de las llamadas a ser punta de lanza para promover esa riqueza textil?

No tenemos artesanos, tenemos maestros artesanos. Y esto te lo dice una diseñadora que tiene más de 25 años recorriendo el Perú. Somos los llamados para poder mostrar la cultura de nuestro país. Un país más grande de lo que muchos imaginan.

-Una responsabilidad, y reto, que la moda tiene hoy en día es cómo impactar positivamente en el medio ambiente. ¿Coincide?

Es una carta que está sobre la mesa no solo de la moda sino del mundo entero. Los diseñadores peruanos ya veníamos haciendo esa moda sostenible y sustentable desde hace años.

-A la moda también se le exige romper con los estereotipos de belleza que generan estigmas sociales. ¿Se está dando?

Es verdad lo que dices y hemos tenido ese problema, no solo en la moda en el Perú sino en el mundo. Pero creo que en los últimos años ya somos conscientes de que no era lo correcto. Los diseñadores se están dando cuenta de que se tienen que vincular con la realidad. La moda no debe ser una fantasía. En una pasarela se debe mostrar cierta fantasía pero conectada con la realidad.

Meche Correa.
Meche Correa.

-Usted es la diseñadora que apostó por el Perú. ¿Se atrevería a decir que lo hizo cuando pocos o nadie lo hacía?

No suelo hablar de ello, pero es verdad. Fui la primera que apostó, hace más de 25 años, cuando el Perú no quería al Perú.

-La deben haber mirado mal.

Es más, me decían “te has vuelto loca”. Por ejemplo, la tela de la lliclla, esa tela preciosa donde cargan a los bebitos, la miraban y la despreciaban. Yo la miraba y decía: ¡pero si es tan linda!

-Por su voz intuyo que es de carácter fuerte, como los truenos y la lluvia que le dieron la bienvenida en Huancayo.

(Risas). Probablemente. Soy dragón en el zodiaco chino. Ese fuego que bota te puede quemar por cinco segundos, pero luego viene la calma y el perdón.

-Y se convierte en un calor que alivia

Totalmente, como lo has dicho, qué bonito.

-La chica que creció en La Victoria y que con su trabajo llegó a Japón, África y Francia, ¿qué más puede pedir?

Que retomemos nuestras vidas, en un mundo más humano. Quisiera viajar a provincia, ir a una comunidad y conversar, reírnos, sentarnos en el piso, comer nuestra papita sancochada con un poco de queso. Eso quisiera.

MIRA: Santiago Roncagliolo: “Debe haber sido difícil para Alan García vivir consigo mismo”

AUTOFICHA:

- “Mi nombre es Carmen Mercedes Toledo (nada del presidente) Aráoz de Correa. Correa es el apellido de mi esposo. Amo a mis padres, tuve los mejores, pero mi esposo es mi compañero hasta hoy, desde que yo tenía 15 años. Sin su ayuda y amor, no la hubiera podido hacer”.

- “Nací en la Maternidad de Lima y toda mi familia es de La Victoria. Crecí gran parte de mi niñez allí. Hemos sido cuatro hermanos. Toda mi familia, incluidos mis hijos y nietos, viven en EE.UU. Soy la única que se quedó en el Perú para trabajar, aposté por mi país”.

- “Fundé la Alianza de Diseñadores del Perú, y es uno de los más grandes y preciosos premios que me llevaré en la vida. Es un factor que nos ayudará a los diseñadores de moda a que sigamos desarrollándonos en virtud de nosotros, de nuestros artesanos y, sobre todo, de nuestro país”.

Meche Correa.
Meche Correa.

ESTE VIDEO TE PUEDE INTERESAR

Coronavirus en Perú: mapa de calor de EsSalud presenta alarmante registro en nuevos distritos

TE PUEDE INTERESAR